Ocho matrimonios curtidos reciben la Flor en Pría

La Virgen de la Flor procesiona a hombros de los mozos. / LLACA
La Virgen de la Flor procesiona a hombros de los mozos. / LLACA

A la procesión de la fiesta salieron tres ramos, la banda de gaitas, más de cien niñas y mozas vestidas de llanisca y las andas con la Virgen Además de homenajear a los que llevan casados 25 y 50 años, se reconoció a los niños del año y a cuatro jóvenes

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

En una mañana abrileña que parecía de verano, la parroquia llanisca de San Pedro de Pría celebraba ayer el día grande en honor a la Virgen de la Flor. A la iglesia parroquial llegaron romeros de diferentes concejos de la comarca y el templo se encontraba abarrotado por los fieles en el transcurso de la misa. Al finalizar la función religiosa se entregaron rosas a los niños nacidos en el año, a los que cumplían 18, a dos matrimonios que celebran sus bodas de plata y a seis parejas que habían alcanzado los 50 años de casados. A la concurrida procesión salieron tres ramos de rosquillas y pan artesanal, la banda de gaitas Picos de Europa-DOP Cabrales, más de un centenar de niñas y mozas vestidas de llanisca, las andas con la imagen de la Virgen de la Flor y una multitud de visitantes, turistas y lugareños de los siete pueblos de la parroquia.

La misa fue oficiada por el párroco, Domingo González, y contó con el acompañamiento musical y vocal de Héctor Braga, director de la banda de gaitas cabraliega, una agrupación que el próximo verano lanzará al mercado su primer disco. Al término de la eucaristía, la entusiasta Marta Elola se ponía al frente del operativo vecinal para ir repartiendo flores a recién nacidos, jóvenes y matrimonios curtidos. Fue un momento emotivo porque muchos de los homenajeados y sus familiares apenas podían contener las lágrimas.

Acompañados por sus progenitores recogieron la flor nueve niños nacidos a lo largo del año: Paola, Julia, Marco, Lucas, Santiago, Emma, Miguel, Carlos y Arantxa. Y cuatro lugareños alcanzaban la mayoría de edad al cumplir 18: Elías, Laura, Olaya y Gemma. A continuación se homenajeó a los que llevan 25 años de casados: José Manuel Tudela y Rosana Cueto, y José Ángel Pascual y Ana Cruz Díaz. Seis matrimonios cumplían en Pría sus bodas de oro y fueron los más ovacionados al recibir la flor: Roberto Inés y Aurora Vega; Juan de Diego y Concepción Corrales; Ángel Rodrigo y Esperanza Jauridiza; Lucio Villa y Montserrat Ballbé; Manuel Rodríguez y Lucía Vilagrá, y José Luis Inés y Eva Méndez.

Coronas por partida doble

La mañana estaba propicia para continuar repartiendo vegetación y por partida doble se entregaron las coronas florales de la Virgen y del Niño Jesús. A título póstumo las recibían Armando Alonso del Cueto y Ángel Obeso y de forma presencial las recogían Ángeles Toyos y el actual párroco, Domingo González. También recibieron una «flor especial» Víctor Frade y Manuel Ceballos, los hospitaleros que atienden a los caminantes hacia Santiago.

De los tres ramos que salieron a la procesión, el de los niños, por turnos, marchaba a hombros de Juan Manuel García, Juan Inés, Álvaro Revuelta, Arturo Gutiérrez, Álvaro Quesada y los hermanos Rodrigo y Raúl Queipo.

De trasladar el de los veteranos, una gigantesca pirámide de panes, se encargaban Pablo Blanco, Juan Ángel Caso, Juan Inés y Arsenio Alonso. Y de la decoración primorosa de los ramos se habían preocupado las mozas de la parroquia, utilizando rosas, paniculata, dragonera y ramas de ciprés.

El festival folclórico, con acompañamiento a la gaita por Héctor Braga y al pandero por Marta Elola, incluyó bailes como el Xiringüelu, los Sueltos, la Juliana, las Danzainas, el Saltón y la jota de Pría. Y la interminable mañana de actos se daba por concluida con un festival de música tradicional a cargo de los intérpretes riosellanos Paul y Rigu.

Temas

Llanes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos