Los ocleros llaniscos participarán en la regulación de la recolección de algas

Dos ocleros recogen algas en la playa de Niembro, en Llanes, durante la última campaña. / E, C,

Los recolectores, quienes critican que «Avall fue primero a por el arranque y ahora va a por el arribazón», se reunirán a finales de agosto con personal de Pesca

LUCÍA RAMOS LLANES.

«La Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall) aprovechó la polémica generada en torno a la reapertura de la costa llanisca a la práctica del arranque para meter baza con los marinos y ahora va a por el sector del arribazón». Así de rotundos se mostraban ayer el presidente y el expresidente de la Asociación Ocleros del Oriente, Juan Carlos González y Fernando Abad. Ambos coincidían a la hora de criticar «la intromisión» de la entidad vecinal en la 'guerra del ocle'. Algo que, agregaron, terminó con el principio de acuerdo que habían alcanzado con los pescadores después de que «cuatro o cinco personas ajenas a la asociación y afines a Avall reventasen la asamblea en la que se decidió rechazar el trato».

Los ocleros criticaron que, además de dinamitar el acercamiento entre los sectores pesquero y de arribazón, la implicación de la asociación vecinal llanisca derivó en una paralización cautelar de la campaña de arranque en toda Asturias, después de que Avall presentara un recurso contra la resolución del la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales que permitía, por primera vez en casi tres décadas, extraer gelidium en las aguas costeras de Llanes y Ribadedeva con ayuda de barcos.

Como consecuencia de todo esto, los pescadores asturianos exigieron a la Dirección General de Pesca que regulase la práctica del arribazón, acabando con la presencia de tractores -con los que los recolectores extraen el ocle de arribazón- en las playas. «Quienes lo revolvieron todo fueron los miembros de Avall, pero ahora lo estamos pagando los demás», lamentaban ayer los ocleros, quienes se mostraron preocupados por que a día de hoy no haya llegado «ni una sola licencia para tractores, cuando lo habitual es que a mediados de mes ya estuvieran todas». Aseguraron, asimismo, que desde la entidad vecinal «ya manifestaron en más de una ocasión su intención de presionar para que solo queden los recolectores tradicionales, es decir, quienes sacan las algas a hombros y con carros».

Sanciones más duras

Con la intención de adelantarse a los acontecimientos, los representantes de Ocleros del Oriente mantendrán a finales de agosto una reunión con personal de Pesca para abordar la regulación de su actividad. Una regulación, recalcan, con la que están «completamente de acuerdo. Quienes realmente tenemos el arribazón como medio de vida, somos legales y pagamos autónomos durante todo el año, somos los primeros interesados en que se controle la práctica. En los últimos años estaba siendo un auténtico caos, con oportunistas que solo se metieron en esto cuando subieron los precios, pero que en realidad no viven de ello, y que no respetaban ni horarios ni normas», indicaron. En este sentido, los recolectores abogarán por «sanciones más duras» y por que «se mantenga la presencia de tractores en las playas, pero de una forma mucho más controlada».

Fotos

Vídeos