Ofrecen 13.000 metros de suelo para un aparcamiento en Cuevas del Agua

Varios peatones salen de la Cuevona de Cuevas del Agua. / JUAN LLACA
Varios peatones salen de la Cuevona de Cuevas del Agua. / JUAN LLACA

El Consistorio confirma que se está investigando la autoría de los sabotajes a las señales del plan de acceso a la localidad de esta Semana Santa

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La oferta de suelo para la construcción de un aparcamiento en las inmediaciones de Cuevas del Agua ronda los trece mil metros de superficie, algo más de una hectárea de terreno privado que aspira a convertirse en suelo de uso público. El presidente del Partido Popular, Juan Manuel Blanco, adelantaba la noticia haciendo referencia a una finca de 3.600 metros cuadrados, pero el teniente alcalde del Ayuntamiento de Ribadesella, Pablo García (Foro), la elevó por encima de los diez mil. «Creo que son algo más. Según nos informaron son casi trece mil», aclaró.

El equipo municipal de gobierno espera reunirse con el titular de esa finca a lo largo de la jornada de hoy. «Nos llamó para reunirse con nosotros y hablar sobre las condiciones de la cesión. Nosotros creemos que es interesante para hacer un aparcamiento, así que hablaremos con él para conocer sus verdaderas intenciones y ver los planos de situación y amplitud», añadió García.

El teniente de alcalde también confirmó que el Ayuntamiento mantiene abierta la investigación para determinar la identidad de las personas que intentaron sabotear el plan de acceso a Cuevas la pasada Semana Santa, retirando y ocultando las señales de tráfico. «Es vergonzoso que esto ocurra, porque la única intención del Ayuntamiento pasaba por mejorar una situación que entendíamos caótica tanto para vecinos como para los turistas», señaló el concejal.

De todas formas, Pablo García se manifestó «muy contento» con el resultado, aunque prometió que seguirán trabajando para conseguir el espacio suficiente donde crear plazas de aparcamiento próximas a la Cuevona. Si estas llegan, su intención pasa por mantenerlas asociadas a un plan de acceso con un circuito de entrada y salida y con carreteras de dirección única durante los períodos vacacionales.

Algunas voces aseguran que el último plan de acceso sirvió para evitar atascos, pero otras dicen todo lo contrario. Los críticos afirman que algunas señales estuvieron tapadas con plásticos durante toda la Semana Santa, que las carreteras de única dirección se utilizaron en doble sentido y que algunos turistas siguieron aparcando en propiedades privadas impidiendo la salida de otros vehículos.

Pablo García dijo desconocer estas quejas y aseveró que tanto su impresión personal como la que le transmitieron los agentes de la Policía Local fue favorable. «Yo pasé por allí varias veces y todo funcionaba perfectamente. Si alguna señal estuvo oculta con plásticos pudo deberse al sabotaje que nos hicieron, pero yo no vi ninguna señal tapada. A nuestro juicio funcionó muy bien, aunque hay que seguir trabajando hasta encontrar la solución definitiva», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos