Once horas para evitar un vertido de residuos oleosos en Posada de Llanes

Once horas para evitar un vertido de residuos oleosos en Posada de Llanes
JUAN GARCÍA LLACA

Bomberos y operarios de Inteco Astur lograron estabilizar el producto que produjo una reacción química en un camión que se dirigía a Galicia

LUCÍA RAMOS / JUAN G. LLACALlanes

Considerable susto el que se llevaron esta mañana en la estación de servicio de la Vega, en Posada de Llanes, después de que los residuos oleosos que transportaba un camión estacionado en el lugar produjesen una reacción química en el interior de uno de los depósitos, el cual comenzó a hincharse y a liberar vapores. «Cuando iba a arrancar, poco antes de las siete de la mañana, escuché una especie de ‘¡plof!’, como el sonido que hace una bolsa de plástico al explotar», relataba horas después, ya más tranquilo, el propio conductor del vehículo. Procedente de Pamplona, el camión se dirigía con su carga a una planta de residuos ubicada en la localidad gallega de Ferrol.

Tras comprobar cómo se hinchaba el depósito que contenía el producto, tanto el transportista como el personal de la gasolinera decidieron dar aviso al 112 Asturias, que movilizó a una dotación de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), quienes se trasladaron hasta el lugar con una autobomba urbana. Una vez en el lugar y ante el riesgo de que se produjese un vertido, los cuatro efectivos desplazados procedieron a instalar un dique de contención con arena, al mismo tiempo que refrigeraban el depósito afectado, que llegó a superar los 70 grados de temperatura en varios momentos.

El conductor señaló que en el camión llevaba más depósitos, todos ellos cargados de estos lodos oleosos, pero solo uno resultó afectado por la reacción química. Una reacción cuyas causas se desconocen, aunque desde la empresa responsable del material y los contenedores barajaban ayer la posibilidad de que éste se hubiese podido contaminar con restos de anteriores operaciones.

A Cogersa

Hasta la estación de servicio llanisca se desplazaron también varios operarios de la empresa Inteco Astur, especializada en vertidos y trasvases de mercancías peligrosas. Equipado con trajes resistentes a químicos y mascarillas para protegerse de los vapores generados, el personal de la compañía se encargó de fraccionar el producto y trasvasarlo con equipos neumáticos a varios recipientes con el objetivo de estabilizar las reacciones y controlar mejor el producto.

Una vez finalizada la operación y tras cerca de once horas de trabajo por parte de bomberos y personal de Inteco Astur, los residuos fueron finalmente trasladados a las instalaciones de Cogersa y el transportista pudo continuar su camino.

Desde el Servicio de Emergencias insisten en que en ningún momento existió peligro para los vecinos de la zona o usuarios de la gasolinera de Posada de Llanes, pues los residuos oleosos que protagonizaron el suceso no están catalogados como mercancías peligrosas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos