Onís saca a concurso la utilización de las dos queserías de la majada de Belbín

Arriba, los ediles aprueban el concurso de las queserías. Abajo, el escudo propuesto por Onís. /  L. R.
Arriba, los ediles aprueban el concurso de las queserías. Abajo, el escudo propuesto por Onís. / L. R.

Durante el Pleno también se dio el visto bueno al diseño del escudo y la bandera del concejo, con los pastores y Pelayo como protagonistas

LUCÍA RAMOS BENIA.

Las dos queserías construidas en 2007 por el Ayuntamiento de Onís y el Principado con fondos Leader en la majada de Belbín volverán a salir a concurso, diez años después, en los próximos días. Así lo decidía ayer la corporación municipal durante el Pleno celebrado al mediodía en la capital del concejo. El uso de las equipaciones, valoradas en más de 40.000 euros cada una, fue adjudicado en 2007 a sendos elaboradores de Gamonéu por un periodo de cinco años que, posteriormente, se prorrogó durante otro lustro. Una vez finalizado el periodo máximo establecido el pasado octubre, el gobierno local decidía ayer volver a ofrecer a los artesanos locales la oportunidad de aprovechar estas instalaciones mediante concurso público.

La intención es «incentivar el crecimiento de la Denominación de Origen y fomentar la pervivencia de esta tradicional actividad económica en el concejo», según defendía el regidor oniense, el socialista José Manuel Abeledo. Para elegir a los nuevos moradores de estas dos queserías que cuentan con sala de elaboración, sala de ahumado, zona de ordeño y un cercado con pastos y bebedero, el Consistorio tendrá en cuenta una serie de criterios entre los que primarán el pago de pastos en el concejo, los años de experiencia en el pastoreo y la elaboración del queso y la edad del solicitante, entre otros. El canon anual a pagar por las instalaciones será de trescientos euros.

Durante la sesión plenaria también se ratificó por unanimidad el informe justificativo sobre la creación y oficialización del escudo y la bandera del concejo a petición de la Viceconsejería de Administraciones Públicas del Principado para poder seguir adelante con la tramitación.

El actual equipo de gobierno comenzó a trabajar en el diseño del escudo y la bandera de Onís hace aproximadamente un año y medio. Para el primero, se basaron en un diseño previo no oficial de Octavio Bellmunt y Fermín Canella, en el que el escudo se divide en dos cuartos, mostrando el superior una hilera de guerreros sobre un fondo montañoso y el inferior al Rey Pelayo enarbolando la Cruz de la Victoria, de nuevo con montañas tras él. El símbolo propuesto por el gobierno oniense conserva al Rey Pelayo en la zona inferior, mientras que en la superior los guerreros son sustituidos por pastores. «Representa la tradición, pues destaca los elementos y conceptos identificadores de Onís, como el fondo montañoso grisáceo, color típico de las montañas calcáreas de los Picos de Europa, y como la fila de pastores con sus palos, que era su arma para proteger al ganado y defenderse de los invasores, siendo ellos quienes ayudaron a Pelayo», recoge el informe ratificado por el Pleno.

Otros asuntos aprobados por la corporación fueron la prórroga de la actual jueza de paz en su cargo, el establecimiento de San Juan (24 de junio) y Las Nieves (5 de agosto) como fiestas locales en 2019 y el tercer dictamen toponímico de Onís. Este último tema no estuvo exento de polémica, pues el Consistorio exigirá que no se designe a la parroquia de Santa Eulalia como Santa Olaya, como propone el Principado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos