«Las opciones de moción son menores a cada día que pasa», dice José Herrero

José Herrero, secretario general del PSOE llanisco. /  LLACA
José Herrero, secretario general del PSOE llanisco. / LLACA

El socialista afea a García de la Llana «no haber sido valiente» a pesar de «reconocer en privado que el cuatripartito no fue una buena solución»

GLORIA POMARADA LLANES.

Hasta tres encuentros sostiene haber mantenido el secretario general del PSOE de Llanes, José Herrero, con la teniente de alcalde, Marián García de la Llana, para abordar la opción de una moción de censura conjunta. «Desde marzo de 2017 ha habido muchas conversaciones entre Marián y yo», explica Herrero, quien defiende la existencia de «negociaciones» entre ambos, punto que la teniente de alcalde rechazaba esta semana en este periódico. «El PSOE habló de la moción sin tener apoyos, jamás negociamos nada», apuntaba la forista, a la par que revelaba parte de las conversaciones mantenidas con el socialista.

Como señalase De la Llana, el primer acercamiento entre ambas fuerzas políticas data del 30 de marzo de 2017, reconoce Herrero. En ese momento, los socialistas «nos poníamos a su disposición para buscar un cambio a esa situación», explica el secretario general. En esa línea apuntan los mensajes referidos por la forista, si bien Herrero recuerda que «no transcribe todo». «Ella me reconoce que si hubiera sabido cuál iba a ser el resultado nada hubiera sido igual, privadamente reconoce que el cuatripartito no fue una buena solución», señala el socialista en referencia al equipo que gobierna el concejo desde 2015, integrado por Vecinos por Llanes, Partido Popular, Izquierda Unida y el propio Foro.

Herrero asume que fue él quien mandó el primer mensaje «de apoyo» a De la Llana el 30 de marzo del pasado año y el contenido del mismo, pero se muestra «sorprendido porque la líder de Foro haga públicas manifestaciones privadas. Si las quiere sacar, que las saque enteras», insiste. Por el momento dice estar a la espera de determinar «si tomar medidas» sobre la revelación de los mensajes, si bien se muestra contrario a «entrar en una guerra por esas conversaciones privadas».

Lo que está claro para Herrero es «de dónde salen los intentos de reunirnos». «En todas las conversaciones a partir de ahí (marzo de 2017) siempre me convoca ella para las tres reuniones que tuvimos en el Ayuntamiento». El primero de los encuentros, cuenta, se produjo «a finales de mayo» y en él la teniente de alcalde habría reconocido que «la situación en el Ayuntamiento era muy mala, fue la primera vez que hablamos de la posibilidad de buscar un cambio». A mediados de julio, continúa, «ella me vuelve a mandar un mensaje para reunirnos y tomar decisiones. Quedamos en que debían ser ellos los que diesen el paso, reconocer el error del cuatripartito y marcharse del gobierno», explica. Tras esa segunda reunión, el socialista efectuó la consulta a la organización del partido. «Se me indica que debemos intentar el cambio con dos premisas, no ceder la alcaldía y que la decisión final sea de los afiliados», señala.

Por su parte, los de Foro consultaron con sus afiliados la posibilidad de la moción de censura junto a los socialistas. «Pusimos encima de la mesa las diferentes variables y la condición 'sine qua non' que pusieron es que el PSOE no podía gobernar con los votos de Foro», explicó De la Llana a EL COMERCIO.

Tras esa negativa, «el tema se enfrió», relata Herrero. Sin embargo, su llegada a la secretaría general el pasado diciembre reavivó el interés. «En diciembre sí fue iniciativa del PSOE, después de las peticiones de mucha gente que nos dice que tenemos que hacer algo» y de los «desbarajustes por la falta de presupuesto, que le haya retirado las competencias el alcalde, los enfrentamientos con trabajadores, la contratación de empresas externas, la anulación de la modificación de la relación de puestos de trabajo (RPT)...», enumera.

El siguiente encuentro cara a cara que señala el secretario general de los socialistas de Llanes se habría producido el pasado enero en Fitur, donde «se abordó abiertamente la moción, le dije que tenía el encargo y el beneplácito de la FSA».

En todo este periodo, uno de los motivos de desencuentro fue la alcaldía. «No estábamos de acuerdo, ellos decían que Foro y nosotros que PSOE como fuerza más votada», sostiene Herrero, quien apunta que en ningún momento exigió ser él mismo el alcalde, «sino alguien del PSOE». «Nos molesta ese doble juego, no está de acuerdo con el alcalde pero sigue dentro del gobierno. El cambio de parecer de ahora es para justificar por qué no ha sido valiente y ha dado el paso», afea a De la Llana. Así las cosas, los socialistas entienden que «cada día que pasa las opciones son menores», a pesar de que han buscado «otras posibilidades» que «no llegaron a ninguna conclusión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos