«Pagamos justos por pecadores», lamentan los recolectores de algas

Varios tractores participan en la recogida del ocle en la playa llanisca de Barro, durante la última campaña. / NEL ACEBAL
Varios tractores participan en la recogida del ocle en la playa llanisca de Barro, durante la última campaña. / NEL ACEBAL

«Estábamos dispuestos a firmar un acuerdo con los pescadores, pero gente ajena a la asociación lo revolvió todo», señalan los Ocleros del Oriente

LUCÍA RAMOS LLANES.

«Teníamos un acuerdo buenísimo con los pescadores y por culpa de unos pocos que lo revolvieron todo, y que a día de hoy están desaparecidos, se fastidió. Ahora parece que vamos a pagar justos por pecadores». Juan Carlos González, presidente de la asociación Ocleros del Oriente, que aglutina a la mayoría de los recolectores de algas de arribazón del concejo de Llanes, no se mostraba sorprendido por las duras palabras que desde la Federación de Cofradías de Pescadores del Principado de Asturias dedicaban al sector hace unos días en EL COMERCIO. Todo lo contrario, reconoce entender el enfado de los pescadores, pero asevera que quienes más indignados están con el cariz que tomó la llamada 'guerra del ocle' son precisamente ellos, los ocleros.

«Pero los que realmente vivimos de esta actividad todo el año, no quienes tienen un sueldo fijo y recurren al arribazón para sacarse un extra. Esos fueron quienes nos reventaron la reunión en la que se decidía si se firmaba el acuerdo con los pescadores, por su culpa se politizó el asunto de una forma que se nos fue de las manos. Son los mismos que ahora, cuando se pusieron las cosas feas, desaparecieron. A mí, por poner la cara, me llamaron de todo menos guapo», criticaba González, con amargura. E, insistía, «desde Ocleros del Oriente siempre estuvimos interesados en alcanzar un consenso, de hecho fuimos nosotros quienes dimos el primer paso para reunirnos con la Cofradía de Pescadores Santa Ana de Llanes, y ellos lo saben», manifestó.

El presidente de los ocleros también recalcó que no fueron ellos los culpables de que el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) paralizase de forma cautelar el inicio de la campaña de arranque, sino la Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall), con el recurso que presentaron contra la resolución de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales. De la misma forma, quiso aclarar que su asociación «ni estuvo, ni está, ni estará relacionada de ninguna forma con Avall. Si algún oclero firmó a favor de ellos, lo hizo a título personal, no en representación de todo el sector», apostilló.

«Nuestra asociación ni estuvo, ni está, ni estará relacionada de ninguna forma con Avall»«Estamos pidiendo a Pesca que endurezca las sanciones para los ocleros irregulares»

Medio de vida

Aunque entienden el enfado de los pescadores, los ocleros del concejo de Llanes confían en que «su sed de venganza no sea tanta como para cargar contra trabajadores que vamos a recolectar algas para ganarnos el jornal, como hacen ellos en la mar. Al igual que ellos, nosotros no somos millonarios, y también somos trabajadores de la mar. Yo, por ejemplo, pago la cuota de autónomo durante todo el año y vivo exclusivamente del ocle, como la inmensa mayoría de mis compañeros», aseveró Juan Carlos González.

En este sentido, señaló que desde la asociación ya habían pedido en sus primeros encuentros con los pescadores entrar a formar parte de las cofradías. «Queremos estar registrados y estamos dispuestos a cumplir con todas las obligaciones que conlleva, pues queremos que las algas que recojamos tributen en Llanes», manifestó.

Desde su asociación, agregó González, también llevan tiempo «pidiendo a la Dirección General de Pesca un endurecimiento en las sanciones a los ocleros irregulares. Quienes tenemos todo en regla y consideramos el arribazón nuestro medio de vida, somos los más perjudicados por ellos», aseveró.

Fotos

Vídeos