El palista Diego Suárez, pregonero de San Miguel en el barrio riosellano del Cobayu

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La villa de Ribadesella se prepara para acoger este fin de semana su primera celebración de otoño, las Fiestas de San Miguel en El Cobayu. Por delante, cuatro jornadas de algarabía que contarán con un pregonero muy particular, el último Campeón del Sella C1, el canoista de La Cultural, Diego Suárez. «Hablaron conmigo el mismo día de las piraguas, pero yo me lo tomé a broma. Pero hace tres semanas vino Ramonín a recordármelo y a confirmarme que yo tenía que ser el pregonero, así que aquí estoy manos a la obra escribiendo mi primer pregón», afirmó el campeón.

Ese pregón comenzará a las doce de la noche de mañana viernes, justo después de la espicha inaugural de las fiestas. Diego repasará sus vivencias en un barrio en el que dio sus primeros pasos, porque allí vivió con su familia durante los dos primeros años de su vida. El resto de recuerdos son festivos y deportivos, así que en su proclama recordará el aliento recibido por sus vecinos cada vez que ha pasado frente al barrio junto a la isla de La Boticaria.

Porque gracias a su apoyo y al de otros muchos riosellanos, Diego Suárez ha conseguido ganar en dos ocasiones el Descenso Internacional del Sella (2010-2017) y ha logrado subirse al podio otras ocho veces. Ya son diez las medallas Selleras y las monteras piconas que tiene en sus vitrinas. Las de este año fueron un tanto especiales, porque las consiguió luchando contra la adversidad de quien quiso arrebatárselas utilizando artimañas prohibidas. Aún así, prefiere pasar página y no hacer leña del árbol caído, «porque ganar el Sella me ha servido de bálsamo para despedir el año tranquilo después de una temporada un tanto complicada», explicó.

Fotos

Vídeos