'Palombu', el semental más cotizado en Cangas de Onís

Momento de la subasta de 16 sementales y tres vacas casinas celebrada ayer en el recinto ferial de Cangas de Onís. / J. LL.
Momento de la subasta de 16 sementales y tres vacas casinas celebrada ayer en el recinto ferial de Cangas de Onís. / J. LL.

En la subasta promovida por Aseamo, el llanisco Manuel Ángel Peláez Traviesa pagaba 2.600 euros por el toro | En las pujas participaron más de 40 ganaderos, que desembolsaron un total de 24.250 euros en menos de una hora

GUILLERMO FERNÁNDEZ CANGAS DE ONÍS.

Con presencia de más de 40 posibles compradores, la Asociación de Criadores Españoles de la Raza Asturiana de Montaña (Aseamo) celebraba ayer en Cangas de Onís la subasta de 16 toros, de entre 17 y 21 meses, y tres vacas. Los sementales habían sido comprados, con seis meses de edad, hace un año por Aseamo a diferentes criadores de la raza y tras los oportunos testajes se ponían a la venta.

El mayor interés de los compradores presentes se centró en 'Palombu', un toro de 19 meses que salía a subasta por 800 euros y tras sucesivas pujas era adquirido por 2.600 euros por el ganadero llanisco Manuel Ángel Peláez Traviesa, con estabulación en la localidad de Piedra. Le siguió en orden de valoración 'Calocano', comprado por Enrique Remis, ganadero del concejo de Onís, en 2.200 euros. El resto de los sementales se adjudicaron en una horquilla de precios que iba de 850 a 1.650 euros. Quedaba desierta la puja por el toro 'Campeón', que arrancaba con una cotización de 2.000 euros.

Dos de las vacas sacadas a subasta se vendían en 900 euros cada una y por la tercera, de nombre 'Chispa', se pagaban 1.500. En la subasta, que duró menos de una hora, se movieron 24.250 euros: 20.950 por los sementales y 3.300 por las tres vacas casinas.

El comprador de 'Palombu', propietario en Llanes de cerca de 200 vacas casinas y carreñanas, detalló que del toro le había gustado «la cabeza, el color y su valoración morfológica», aunque por encima de otras consideraciones destacó que se trataba de un animal «con una capacidad de engorde de 600 gramos diarios y una valoración seminal del 83%». El toro, al que le faltan cinco meses para cumplir dos años, pesaba ayer 512 kilos.

La subasta nacional que cada año promueve Aseamo se celebraba desde 1995 en Mieres y en la presente edición se trasladaba a Cangas de Onís porque «la mayor parte de los criadores de la raza se encuentran en la comarca oriental asturiana», según apuntaba Paco Carrera, técnico agropecuario de Aseamo.

Carrera explicó que Aseamo adquiere los futuros sementales con seis meses y pagan por ellos 700 euros. Durante más de un año, a pienso y pastoreo, les realizan infinidad de pruebas que guardan relación con la evolución morfológica, el peso y la calificación seminal. La valoración morfológica es muy amplia y se orienta a «desarrollo corporal, cabeza, cuello, pecho, cruz, espalda, tórax, vientre, dorso, lomos, grupa, cola, muslos, nalgas, aplomos y extremidades». La calificación genital se fija «en el perimetraje de los testículos, que tiene que ser superior a 30 centímetros». Y los parámetros seminales apuntan a que «el número de espermatozoides vivos tiene que superar el 50%».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos