Pancar critica las «continuas averías» en las barreras de su paso a nivel

Un tren pasa por el paso a nivel de Pancar, ayer por la tarde.
Un tren pasa por el paso a nivel de Pancar, ayer por la tarde. / ACEBAL

Desde Adif aseveran que «la seguridad siempre está garantizada» e indican que «si hay un problema puntual, se activa el protocolo de emergencia»

L. RAMOS LLANES.

«Cualquier día habrá una desgracia y, entonces, ya será tarde». Los vecinos de la localidad llanisca de Pancar, pero también los de otras cercanas como Porrúa o Parres, viven desde hace meses preocupados por «las continuas averías» que, aseguran, sufren las barreras del paso a nivel. «Cada vez que hay una tormenta, no sabemos qué pasa con el sistema que regula la subida y bajada de los brazos, pero se queda bloqueado y éstos no descienden aunque vaya a pasar el tren», explicaba ayer la alcaldesa de barrio de Pancar, Pilar Díaz a este diario.

La última vez que esto sucedió fue este mismo miércoles, y fue un vecino de la zona que pasaba por el lugar quien, al ver cómo «el tren pasaba mientras la barrera permanecía arriba, inmóvil», dio aviso al 112. «Llevamos decenas de llamadas y quejas a Adif, pero hasta el momento no conseguimos nada. Vienen a repararlo, casi siempre horas después, y a esperar a que vuelva a suceder», lamentó Díaz.

La representante de los vecinos de la localidad llanisca indicó que «la mayoría de las veces que sucede esto, el tren viene despacio y pitando, pero otras no, y aunque de momento no pasó, nada, es cuestión de tiempo. Todavía hace unos días el hijo de un compañero de la junta vecinal se llevó un susto de muerte, pues apenas treinta segundos después de que él atravesara el paso a nivel, pasó el tren. No podemos seguir así», insistió.

Aunque casi todas las veces que esto sucede las barreras están levantadas, continuó, no es la primera vez que se quedan paralizadas cuando están abajo. «La gente se termina cansando de esperar, salen del coche, levantan el brazo a mano y pasan, poniéndose en peligro», relató la alcaldesa de barrio.

Por todos estos motivos, desde Pancar y los pueblos circundantes solicitan a Adif «que busque una solución cuanto antes. No sabemos si hay que sustituir el sistema o qué, pero tienen que estar más pendientes», manifestó Díaz, quien aseveró que a los vecinos se les ponen «los pelos de punta» cada vez que tienen noticia de un accidente como el acontecido el pasado viernes en Poo de Llanes, donde una mujer resultó herida después de que un tren arrollase su furgoneta. «Cualquier día somos alguno de nosotros», advirtió.

Desde Adif, por su parte, negaron que la situación sea tal y como la presentan los vecinos y aseveraron que «la seguridad está siempre garantizada. Tenemos un completo equipo de personas que vela por ello», explicaron fuentes de la compañía. «Puede haber una incidencia puntual, pero inmediatamente se activa el protocolo de emergencia diseñado para estos casos y, además de avisar a los conductores y peatones por otros medios diferentes a las barreras, el tren pasa casi parado e, incluso, el maquinista llega a descender para asegurarse de que no hay peligro», añadieron, instando a «no crear alarmas innecesarias».

Tren cancelado

El diputado de IU en la Junta General, Ovidio Zapico, acusaba a Adif de «destrozar las cercanías asturianas» después de sufrir en primera persona la cancelación del tren que debería haberle llevado de Ribadesella a Llanes. «Es muy triste ver así nuestras cercanías. Además de los horarios incumplidos, cancelaciones y retrasos, tienen unos convoyes en muy mal estado, con apeaderos prácticamente abandonados y comidos por la maleza», manifestó.

Fotos

Vídeos