El párroco de Llanes sale en defensa de las religiosas

LAURA CASTRO LLANES.

«No soy en absoluto responsable de la propagación en la villa de los problemas de la Faustino Sobrino». Así de contundente se mostró ayer el párroco de Llanes, Florentino Hoyos, en respuesta a las declaraciones vertidas por el actual gerente de la residencia. Añadió que no ha hecho «ningún tipo de comentarios a través de las redes sociales» y recordó que su reflexión del pasado sábado al final de la eucaristía era un agradecimiento a todas las congregaciones con motivo del Domund.

«Ante los rumores que circulan en la villa y que hacen referencia a las religiosas, solo resta decir que las apreciamos, valoramos y agradecemos su labor de más de ciento veinte años entre nosotros. Es de bien nacidos ser agradecidos». Esta fue la reflexión, asegura el párroco, que expresó el pasado fin de semana. Asimismo, recordó que tuvo un encuentro con un miembro del patronato al que le aseguró que «las religiosas no pondrían objeciones para hacer los cambios que fueran necesarios por el bien de la fundación».

Hoyos recalcó que «siempre he valorado muy positivamente la labor que se hace en la Faustino Sobrino y creo que todos debemos aportar nuestro grano de arena». De igual modo, insistió en su agradecimiento a las religiosas por su labor. «En la memoria agradecida de nuestro pueblo está grabado el recuerdo de las hermanas», concluyó el párroco de Llanes.

Fotos

Vídeos