«Los pastos de Picos están perdidos»

José Antonio García Álvarez, con algunos de sus animales, en Mestas de Con / NEL ACEBAL
José Antonio García Álvarez, con algunos de sus animales, en Mestas de Con / NEL ACEBAL
José Antonio García Álvarez, 'Toño' Regidor de pastos de la Montaña de Covadonga

El ganadero de Mestas de Con fue reelegido durante la Fiesta del Pastor, donde criticó la actitud del sector y de la Administración

LAURA CASTRO CANGAS DE ONÍS.

José Antonio García Álvarez, 'Toño', vuelve un año más, y van catorce, a ser el regidor de pastos de la Montaña de Covadonga. Una vez más, aprovecha su cargo para destacar los problemas que sufren los ganaderos y pastores de la zona. Critica la actitud de una Administración «pasiva» que no entiende «la magnitud de los problemas por los que pasa el sector». Pero también reprueba la actitud de sus compañeros de profesión, especialmente la de algunos celadores a los que les pide «más compromiso e iniciativa». Toño advierte que la situación de los Picos de Europa es «cada vez peor» debido al lobo, los matorrales, la ausencia de relevo generacional y la falta de ayuda por parte del Principado.

- Lleva catorce años como regidor de pastos, ¿cómo han evolucionado los Picos a lo largo de su mandato?

- Al principio, durante los seis o siete primeros años, se hicieron muchas cosas. Se invirtió en mejoras, pero desde entonces la situación no ha hecho más que empeorar. Hemos llegado a un punto crítico y lo peor es que no veo que la cosa vaya a solucionarse.

«Los ganaderos debemos remar juntos en la misma dirección para exigir soluciones»

- Con el lobo y el matorral como principales problemas, ¿cómo valora la situación actual?

-Es mala. Está muy dejado todo. Los lobos están en expansión, matan a diario. El matorral se come los pastizales y ahora mismo estaremos hablando de que el 50% de los pastos de Picos están perdidos ya.

- ¿Qué soluciones propone?

- Las soluciones no son nuevas. Ya llevamos tiempo planteándolas y poniéndolas sobre la mesa. Necesitamos tener permiso para hacer quemas controladas y para mantener a los lobos fuera de los Picos. Nadie habla de extinguirlos, pero está claro que en este espacio no pueden estar, porque ocasionan muchos problemas a los ganaderos que trabajamos aquí. No puedo entender por qué se persigue a un cazador o a un compañero que quema los matorrales que hay en su zona.

- En su discurso de la Fiesta del Pastor hizo mucha autocrítica. ¿La ganadería es un sector desunido?

- Desunido no, dividido. Es un sector muy variable que suele dejarse llevar más por rencillas internas. Tenemos esa mentalidad y no nos involucramos mucho. Esperamos que nos solucionen los problemas desde fuera. Por eso, insisto en hacer un llamamiento para que todo el mundo se ponga las pilas y rememos en una misma dirección juntos.

- ¿Considera que los celadores no cumplen con su misión?

- Deben implicarse más en la causa. No pueden dejarlo todo en manos del regidor, deben tomar sus propias decisiones. Tienen más responsabilidad que los ganaderos de a pie y deben actuar en consecuencia. No es una crítica particular, es una petición general.

- Otro de los principales problemas, es la carencia de relevo generacional. ¿Qué se puede hacer al respecto?

- Las medidas de mejora que debe poner en marcha la Administración son fundamentales para los ganaderos que están empezando. Los planes deben cambiar porque las subvenciones son más necesarias para comprar una finca que para comprar un tractor. La casa hay que empezarla por los cimientos, no por el tejado. Para formar una explotación es necesario tener terrenos y animales. Si no tienes padrino o heredas el oficio, es muy difícil emprender en este sector y eso nos crea un problema de relevo generacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos