«No permitiremos una planta de tratamiento de residuos en El Peral», insisten los vecinos

Héctor Piernavieja y Paula Valero, junto a varios miembros de la Plataforma de afectados Stop Residuos, ante la futura planta. /  J. LL.
Héctor Piernavieja y Paula Valero, junto a varios miembros de la Plataforma de afectados Stop Residuos, ante la futura planta. / J. LL.

La plataforma de afectados recibió la visita de dos diputados de Podemos, quienes se comprometieron a «estar vigilantes para que se cumpla la legislación»

LUCÍA RAMOS COLOMBRES.

«No permitiremos una planta de tratamiento de residuos en El Peral, pues es una zona con negocios hosteleros y hoteleros y donde hay además varias viviendas». Así de rotundos se mostraban, una vez más, los vecinos del concejo de Ribadedeva, quienes desde hace meses luchan para frenar la implantación de esta industria en la localidad. Los miembros de la Plataforma de afectados Stop Residuos recibieron por la tarde la visita de los diputados de Podemos Asturies Héctor Piernavieja y Paula Valero. Estos les entregaron un informe elaborado por sus expertos en el que se indica que la posibilidad o no de que la empresa Gutram S. A. consiga la pertinente licencia para su implantación depende de la caracterización de su actividad que aparezca en la declaración de impacto ambiental encargada por el Principado en agosto y cuyos resultados «se conocerán en los próximos días».

En el escrito, los técnicos señalan que si la planta se cataloga como 'industria media' cumpliría los requisitos recogidos en el PGO ribadedense y podría instalarse sin mayores problemas. Si, por el contrario, el Principado la considera como 'industria peligrosa' en su declaración de impacto ambiental, ésta no se podría implantar, pues se encuentra a menos de dos kilómetros de núcleos habitados y la vivienda más próxima está a menos de 250 metros, tal y como recoge el plan general.

Es precisamente para que la futura planta de tratamiento de residuos sea catalogada como 'industria peligrosa' por lo que el pasado agosto los vecinos de la zona presentaron una alegación respaldada por «más de 1.200 firmas -el concejo cuenta con 1.700 habitantes- y varias empresas».

Los ribadedenses ya presentaron una alegación avalada con más de 1.200 firmas

En este sentido, Héctor Piernavieja prometió que él y sus compañeros de partido permanecerán «muy vigilantes para que se cumpla escrupulosamente la legislación ambiental y para que en el momento en que haya cualquier posibilidad de que se produzcan afecciones a poblaciones que están muy próximas a la planta, ésta se paralice». Paula Valero, por su parte, se hizo eco de las advertencias de los vecinos, quienes indican que «la planta se encuentra en una nave situada entre casas y negocios y muy próxima a dos entornos de especial protección como son el Camino de Santiago del Norte y una laguna en la que todavía habita la rana de San Antón», una especie considerada vulnerable en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias.

Fotos

Vídeos