«Los pescadores se creen Neptuno al decir que la mar es suya», critica Avall

Descarga de ocle desde un barco pesquero, esta semana en el puerto de Llanes.
Descarga de ocle desde un barco pesquero, esta semana en el puerto de Llanes. / NEL ACEBAL

«No nos preocupa que las cofradías amenacen con exigir responsabilidades por el retraso en la campaña del ocle, pues actuamos de forma correcta», aseveran

LUCÍA RAMOS LLANES.

«Tranquilidad absoluta». Es lo que se respira en el seno de la Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall), pese a la amenaza que se cierne sobre sus cabezas. La Federación de Cofradías de Pescadores de Asturias anunciaba ayer, a través de las páginas de EL COMERCIO, que estudian «la posibilidad jurídica» de que la entidad llanisca «responda económicamente de los gastos derivados del retraso en el inicio de la campaña -de arranque de ocle- y de la contratación de abogados y notarios a la que se han visto obligados los armadores».

Sin embargo, según aseguraban dos de los representantes de Avall, Txomin Goñi Tirapu y María José Rodríguez 'Coté', ni ellos ni sus compañeros están preocupados por esta posibilidad. «Actuamos de la forma en que creíamos que debíamos hacerlo y, además, fue el juez, no nosotros, quien dictó la paralización cautelar del arranque. Parece que en la federación no tienen muy claro cómo funcionan estos procedimientos jurídicos», apuntaron, y recordaron que el recurso contencioso-administrativo que presentaron en junio contra la resolución dictada por la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales y en la que se reabría la práctica del arranque en aguas llaniscas y ribadedenses después de casi tres décadas, «sigue en marcha».

En la asociación, agregaron, «la postura sigue siendo la misma. No solo no se inició un expediente de información pública ni se informó a los recolectores como principales afectados por este cambio, sino que sigue sin haber estudios verdaderamente científicos, claros y contundentes que muestren cómo afecta esta práctica al medio marino, pues lo que el Principado vende como estudios son en realidad estadísticas», afearon Goñi y Rodríguez.

«Seguimos exigiendo informes científicos sobre cómo afecta el arranque al medio»

Desde Avall criticaron también la «actitud infantil que muestran los pescadores cuando hacen afirmaciones como que la mar es suya, parece que se creen que son Neptuno o Poseidón». Tampoco se mostraron satisfechos con el número de embarcaciones y el cupo de extracción establecidos por la Dirección General de Pesca para esta primera campaña de arranque de ocle en 29 años. «En la propia resolución se indica que se trata de algo experimental, pero meter ocho embarcaciones y permitir extraer hasta 1.300 toneladas de gelidium no nos cuadra. Además, han dado concesión para dos años, en vez de esperar a ver cómo se regeneran los campos explotados», señaló Rodríguez.

Fotos

Vídeos