Los pescadores llaniscos insisten en gestionar la compuerta del muelle

Una ola salta el espigón del puerto pesquero de Llanes, donde se quedaron cuatro barcos que no accedieron a la dársena interior. /  NEL ACEBAL
Una ola salta el espigón del puerto pesquero de Llanes, donde se quedaron cuatro barcos que no accedieron a la dársena interior. / NEL ACEBAL

Los profesionales de la mar aseveran que de esta forma se evitarían daños en las embarcaciones, así como la pérdida de días de faena

LUCÍA RAMOS LLANES.

«Ya no sabemos qué más hacer para que nos tengan en cuenta. La pesca es una de las actividades más tradicionales de Asturias, pero tanto a los puertos como a los profesionales nos tienen olvidados». Con estas palabras lamentaba ayer el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Santa Ana de Llanes, Ángel Batalla, cómo desde el Ejecutivo regional siguen sin atender a su reiterada reivindicación para poder gestionar ellos mismos la compuerta que divide las dársenas exterior e interior del puerto de la villa. Su apertura y cierre, recordaba ayer a EL COMERCIO, dependen actualmente del Principado, y durante el temporal que azotó estos días la costa asturiana fueron cuatro los barcos que se quedaron fuera del resguardo del puerto deportivo.

«Dependemos de los horarios del funcionario de turno, a quien poco le importan nuestros problemas y si quedamos dentro o fuera», afeó Batalla. Reconoció que, «afortunadamente y a diferencia de lo que sucedió en otras ocasiones, esta vez no hubo daños en las embarcaciones que quedaron en la dársena exterior». Dos de ellas, explicó, no tienen más remedio que renunciar a adentrarse en el puerto deportivo, pues hasta que no se atienda otra de las peticiones del sector de reservar una zona para ellas «no tienen espacio para maniobrar debido a su tamaño». Los patrones de las otras dos, más pequeñas, decidieron quedarse en el exterior para «no terminar encerrados. Todo parece indicar que la mar estará bien para salir a faenar este mismo domingo, pero como ese día los funcionarios no trabajan, la compuerta permanecerá cerrada y los barcos que están en la dársena interior perderán el día de trabajo, algo que puede suponer unos mil euros», explicó el patrón mayor llanisco. No es la primera vez que sucede, aseveró.

Por contra, hace cerca de un mes quienes criticaban la gestión de la compuerta no eran los pescadores, sino los socios del Club Marítimo de Llanes, quienes sufrieron diferentes desperfectos en sus embarcaciones, así como la rotura de varios amarres debido a que, durante otro temporal, la compuerta permaneció abierta, dejando la dársena interior a merced del oleaje.

Todo esto, insistía ayer Ángel Batalla, se podría evitar si, como exigen, el Principado permitiese que fuesen los pescadores llaniscos quienes se encargasen de abrir y cerrar las puertas. «Estamos siempre aquí y conocemos mejor que nadie cuál va a ser el estado de la mar», apostilló.

También defendió esta postura el concejal de Pesca, Javier Ardines, quien recordó cómo el pasado abril salía adelante en el parlamento asturiano una proposición no de ley presentada por IU en la que se pedía la revisión del protocolo de gestión de este acceso a la zona interior de amarres llanisca, para que sean los propios pescadores los que hagan de forma directa esta labor. «La iniciativa fue aprobada, pero el Gobierno regional no la aplicó, como hizo con tantas otras», criticó Ardines.

El concejal recordó cómo hace años fue el propio Club Marítimo de Llanes el encargado de gestionar la compuerta. «Parece que ellos están más capacitados que nosotros, los pescadores, para hacerse cargo de ello», afeó, y recordó que «se trata de un botón rojo para abrir y uno verde para cerrar, no tiene más misterio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos