Piloña recuerda el exilio de los niños de la guerra en la Unión Soviética

Una de las imágenes de la muestra 'Dos patrias llevo conmigo'. /  E. C.
Una de las imágenes de la muestra 'Dos patrias llevo conmigo'. / E. C.

Una muestra fotográfica recoge momentos de la vida de los menores tras abandonar Asturias en septiembre de 1937

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

El recuerdo, siempre triste, de lo que significó para miles de niños asturianos salir de su tierra y abandonar a sus familias en pleno conflicto bélico llega a Piloña con la muestra 'Dos patrias llevo conmigo. Niños de la Guerra en la Unión Soviética, 1937-2017'. La exposición, que se puede contemplar en la Casa de Cultura Marqués de Vistalegre hasta el día 18 de enero, incluye más de un centenar de imágenes inéditas hasta la fecha, en las que los niños del exilio aparecen con sus familias de adopción, principalmente en la Unión Soviética, realizando distintas labores cotidianas o practicando deporte.

La exposición ha sido cedida por el Muséu del Pueblu d'Asturies, dada la conmemoración del 80 aniversario de la salida de estos pequeños asturianos a través del puerto de El Musel, en Gijón. Para lograr el montaje final de esta muestra se contó con la colaboración de diferentes familiares, descendientes de estos niños de la guerra. Imágenes que se recopilaron tanto en Asturias como en Ucrania, Rusia o Georgia.

Un total de 1.200 de estos chavales asturianos, vascos y cántabros partieron en la madrugada del 23 al 24 de septiembre de 1937 en el carguero francés 'Deriguerina'. Enfrentaban una travesía difícil y peligrosa, en la que debían tratar de pasar desapercibidos, con la menor actividad posible, para evitar los barcos nacionales, entre los que se encontraba al mítico Cervera, vigilante de la zona del Cantábrico.

La muestra incluye también la proyección del documental 'Aquella noche'. Se trata de un documento audiovisual que recoge diferentes testimonios de algunas de aquellas niñas de la guerra. La mayor parte de los menores volvieron convertidos ya en adultos o, simplemente, no llegaron a regresar nunca a su tierra natal. El exilio era una forma de buscar seguridad ante la devastación del conflicto bélico y los trágicos efectos de los bombardeos aéreos. Se calcula que fueron 33.000 los niños evacuados de España. Un 10% de esta cifra, y la práctica totalidad de los asturianos, tuvieron como destino la Unión Soviética.

Tras la derrota republicana se desvanecieron las posibilidades de volver a Asturias y muchos tuvieron que enfrentar una nueva guerra cuando el ejercito alemán invadió la URSS.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos