Los técnicos municipales de Llanes, con «dudas» sobre el nuevo plan urbanístico

Los técnicos municipales de Llanes, con «dudas» sobre el nuevo plan urbanístico
Vista de La Talá, cuyo futuro está sin concretar en el PGO según los técnicos municipales. / NEL ACEBAL

Los informes de secretario y arquitecta señalan una falta de «aclaración» en La Talá, que entienden será no urbanizable según el documento de prioridades

GLORIA POMARADA LLANES.

El documento de prioridades del Plan General de Ordenación (PGO) de Llanes cuenta con el visto bueno de los técnicos municipales para su votación en el pleno de mañana, pero no por ello consideran estos funcionarios que sea un texto correcto en todos sus aspectos. De hecho, son múltiples las «carencias» que los escritos -a los que ha tenido acceso este periódico- identifican: desde la falta de concreción en parcelas tan polémicas como La Talá a los criterios de clasificación del suelo, pasando por puntos de «dudosa legalidad» o efectos que podrían resultar contrarios al modelo de urbanismo «conservador» por el que apuesta el cuatripartito.

En este sentido, el secretario plantea en un informe sus «dudas» acerca de las consecuencias que pudiera tener en el precio del suelo el modelo territorial «muy conservador» del futuro plan. Alerta de que «con una política tan austera en la creación de suelo» se podrían fomentar «bolsas a precios privativos que únicamente alcancen a bolsillos poderosos y favorezcan, aunque no lo pretendan, a las clases sociales más favorecidas».

La falta de «aclaración» en los tipos de suelo es otro de los puntos negativos que arquitecta y secretario identifican en el documento redactado por la UTE Andrés + LL. Masiá y Planz Planeamiento Urbanístico. En el caso del suelo urbanizable, lamenta la funcionaria que «no se aborda el tema directamente» más allá de bolsas donde «parece intuirse» esa consideración. Es el caso de San Roque, Posada, Piñeres y, en Llanes, la rotanda de Pancar, la zona de la Torre y la salida hacia Poo. Añade el secretario que, en el suelo urbano, se aborda únicamente el «coincidente con el de planes anulados», el de Llanes, Posada, Nueva, San Roque, Poo, Celorio, Barro y los polígonos industriales.

El secretario apunta a «precios privativos que solo alcancen los bolsillos poderosos»

No obstante, la principal amenaza, consideran ambos empleados público, se encuentra en La Talá, que entienden será clasificada como suelo no urbanizable en virtud de los planos aportados junto al documento por el equipo redactor. El texto, expone la arquitecta, «no anticipa la transposición directa de ninguna normativa derivada de planes parciales o especiales», a excepción de los planes de reforma interior de Llanes y del Cuetu. Para el secretario es «evidente» que La Talá, al igual que La Raizona, La Huertona o La Llavandera, «se encuentra en situación de urbanizado» a pesar de que «el plan parcial que sustentaba su ordenación fuera declarado nulo». Por ello, debe ser el PGO, insiste el funcionario, el documento que «dé respuesta a una ordenación a futuro, sin discriminación del pasado, empero tampoco con un afán meramente legalizador».

En el capítulo de ausencias identifican también la referencia al protocolo de inundaciones suscrito con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, así como las «determinaciones a seguir» en núcleos afectados por el paso de la carretera y el ferrocarril. Tampoco encuentran «epígrafe individualizado» sobre la rehabilitación y el catálogo urbanístico, que «se encuentra prácticamente ultimado» y debe ser tramitado en paralelo al PGO.

«Difícil encaje constitucional»

El terreno legal depara también debilidades según el secretario, pues encuentra un «difícil encaje constitucional» a la aparente contradicción que observa entre la apuesta del cuatripartito por «limitar los crecimientos» a la vivienda privada y «posibilitar el 100% del suelo para la construcción de viviendas públicas o con algún tipo de protección». Considera de este modo que «parece que quisieran justificar y conciliar dos posturas opuestas, las que dicta la ley y las que dicta la política».

Sobre la participación, aconsejan los funcionarios que la fase de exposición pública -que se abrirá a partir de la previsible aprobación del documento de prioridades en el pleno de mañana- se extienda más allá del plazo mínimo marcado por ley -de veinte días- y cuente con la presencia de técnicos. Insta también el secretario a coordinarse cuanto antes con otras administraciones, anteponiéndose así al requisito legal de emprender ese trabajo conjunto inmediatamente antes de la aprobación inicial del PGO. Para ello, recuerda, es necesario remitir el documento de prioridades ya elaborado a organismos como la CHC, la CUOTA, Demarcación de Carreteras o Costas.

El documento de prioridades es un primer acercamiento, sin entrar en los detalles, de lo que será el definitivo PGO, si bien marca el modelo general de ordenación. En ese modelo se contemplan, por el momento, los análisis de 33 de los 70 núcleos de Llanes. No están , reconoce el propio documento en un pie de página, los núcleos urbanos como Llanes, Nueva o Posada y sus asociados, como tampoco los tradicionales de Celorio, Poo y Barro. En el caso de este último, enclave del Kaype, la parcela aparece en la ficha de «situación de partida» como «ámbito a instrumentar», pendiente aún de definición.

Temas

Llanes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos