Los polluelos juegan a ser leones

La sesión de juegos en Ribadesella estuvo guiada por piratas. /
La sesión de juegos en Ribadesella estuvo guiada por piratas.

Entre fieras de la selva y especies de la granja, los 300 niños de Ribadesella, Caravia y Colunga ponen el toque animal al antroxu

G. P. / J. LL. COLUNGA/PRADO/RIBADESELLA.

El Oriente asturiano continúa la fiesta carnavalera. Ayer era el turno del antroxu infantil en las capitales de Colunga, Caravia y Ribadesella, una cita a la que los niños acudieron ataviados con unas vestimentas que, por unas horas, los transformaron en fieros leones, cebras u ovejas. En Colunga, medio centenar de pequeños participaron en un antroxu celebrado en la plaza cubierta y que estuvo animado por actividades lúdicas y una chocolatada. La treintena de niños de Caravia, por su parte, movieron sus disfraces al ritmo de la música y disfrutaron de una sesión de juegos tradicionales, como la silla.

En Ribadesella, cerca de doscientos pequeños tomaron la Plaza Nueva transformados en piratas, aviadores o polluelos. Los castillos hinchables fueron la estrella de la tarde, que culminó con el entierro de la sardina y fuegos artificiales que pusieron fin a los dos días carnavaleros del concejo. En la madrugada del martes se procedía, además, a la entrega de premios, en los que repetían vencedores como el 'Tic-tac' que se impuso el sábado en Llanes. Tras este grupo, en modalidad de carrozas, se clasificaron 'Nueva Orleáns' y 'Viki el vikingo'. En parejas, los premios fueron para 'No está el horno para bollos', 'Volando al pasado' y 'La nota blanca'; mientras que en asociaciones se impusieron 'El gallineru anda revueltu', 'Fiesta de nieve' y 'Vaya pintas'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos