Posada muestra lo mejor de la huerta del Oriente gracias a 114 expositores

Los productos de la huerta y los agricultores fueron ayer los protagonistas en Posada.
Los productos de la huerta y los agricultores fueron ayer los protagonistas en Posada. / JUAN LLACA

Pese al aumento de agricultores las ventas se resintieron, algo que los productores achacaron a la gran jornada de playa que hizo ayer

TERRY BASTERRA LLANES.

Tomates, pimientos, lechugas, arándanos, cebollas, fabes, verdinas... Lo mejor de la huerta del Oriente de Asturias estaba ayer presente en la localidad llanisca de Posada, donde se celebraba la XXXIV edición de este certamen que tiene a los agricultores como principales protagonistas y que este año elevó su número de participantes hasta los 114.

Pese a la gran presencia de expositores, la climatología no fue la mejor aliada y la jornada de sol hizo que muchas personas optasen por ir a alguna de las más de treinta playas que salpican la costa llanisca. Los agricultores lamentaban este hecho, pero añadían que, a cambio, las personas que habían asistido y que se paraban a observar el género de los mostradores acababa llevándose algo. Así lo aseguraba María del Mar Gutiérrez, de los Viveros San Juan, ubicados en la localidad llanisca de San Roque del Acebal. «De ventas está la cosa un poco floja», lamentaba. Y eso que mantenía los mismos precios a los que vende en la tienda que tiene en la villa de Llanes y en el puesto del mercado semanal. Un ejemplo: el kilo de tomates lo facturaba a 2,5 euros.

Quien acudía por primera vez al certamen de Posada era la cántabra María Ángeles García Gutiérrez, con huerta en Puente Viesgo. «Me habían comentado que esta era una feria a la que venía más gente a comprar. Imagino que con el sol que hace muchos han preferido ir a la playa», valoraba. La cántabra aseguró que la climatología de este verano no está siendo en absoluto favorable para la agricultura. «Está viniendo muy mal. Hace unos días sol, luego llueve, hay niebla... Dedicamos muchas horas a limpiar la huerta de malas hierbas», explicaba.

Pero no todo eran productos de la huerta ayer en Posada. Había otros productos. Entre ellos dos puestos de miel casera, uno de Peñamellera Baja y el otro de Llanes. Este último gestionado por Richard Pedrayes y Carlos Zapico, de la empresa 'Productos llaniscos', con sede en Nueva aunque las colmenas las tiene en Piñeres. «Nos dedicamos a hacer miel y derivados de ella como jabones, bálsamo labial, galletas... Estamos vendiendo bien porque la gente que se acerca prueba nuestros productos y se lleva algo porque le gusta ver que lo que hacemos es de calidad», recalcaba Pedrayes, quien incidía en que «la miel que elaboramos no tiene nada que ver con la que se puede encontrar en un supermercado, la nuestra es natural del todo».

Un aspecto que preocupa mucho a este apicultor es la presencia de la avispa asiática en la comarca. «Han venido para quedarse. El otro día encontré un nido en Piñeres y el problema es que matan a las abejas para alimentar con ellas a sus crías. Solo una avispa asiática puede matar a 30 abejas en un día», indicaba Pedrayes, para quien es importante que la Administración «tome medidas» para luchar contra esta especie invasora.

Fotos

Vídeos