Preocupación en Cangas de Onís por un nuevo hundimiento en la carretera a los Lagos de Covadonga

Estado que presenta la carretera después de que las lluvias provocasen el desplazamiento de parte del talud que la sostiene, así como la rotura del borde de la plataforma
Estado que presenta la carretera después de que las lluvias provocasen el desplazamiento de parte del talud que la sostiene, así como la rotura del borde de la plataforma / JUAN LLACA

El desprendimiento afecta a 80 metros de vía y desde el Principado anuncian «una actuación inmediata con carácter de urgencia» para evitar que la situación empeore

Lucía Ramos
LUCÍA RAMOS

Apenas dos meses después de que finalizasen las obras de acondicionamiento de la CO-4, la carretera que une el Santuario de Covadonga con los Lagos, ésta vuelve a estar afectada por un nuevo hundimiento. Las fuertes lluvias registradas a lo largo de este mes terminaron por desplazar parte del talud que sostiene la vía a la altura del punto kilométrico 4+100, provocando la rotura del borde de la plataforma, según indicaban ayer a este diario desde la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente.

El movimiento de tierra afecta a cerca de ochenta metros de vía, la cual ha quedado prácticamente en el aire en algunos puntos. Desde el departamento que dirige Fernando Lastra recordaban que «se trata de una zona en la que el proyecto de las obras anteriormente citadas no incluía ninguna actuación, salvo el firme».

De hecho, fuentes próximas a los trabajos realizados durante el pasado ejercicio apuntaban ayer a la propia naturaleza del terreno en dicho tramo como principal causa de lo acontecido, pues «es una zona donde no hay firme y que, además, está debajo de unas fincas en las que se acumula mucho el agua». Una situación que «se repite en otros puntos del recorrido» y que, por tanto, podría provocar más de un quebradero de cabeza a los técnicos.

«O se acomete una actuación integral o se agiliza el tren cremallera», dicen los empresarios turísticos

Ante la posibilidad de que el hundimiento vaya a más y la situación empeore, generando daños más serios en la carretera, desde el Principado anunciaban su intención de «actuar de inmediato con carácter de emergencia» en el lugar. Así, desde la Consejería de Infraestructuras planean construir una escollera de sostenimiento de aproximadamente sesenta metros de longitud por cinco y medio de altura máxima, «previsiblemente cimentada sobre carriles en varios tramos». Desde el departamento que encabeza Fernando Lastra apuntaron también que «será necesario actuar sobre el sistema de drenaje y reconstruir el paquete de firme».

«Un pozo sin fondo»

La noticia de la aparición de un nuevo hundimiento en la carretera de los Lagos no pillaba ayer por sorpresa al presidente de la Asociación de Empresarios de los Picos de Europa (Incatur), Toño Sánchez, para quien este tipo de problemas «son un goteo continuo que solo se solucionará si se toma una decisión drástica. O se acomete una reparación integral, de principio a fin de la vía, o se agiliza el tema del tren cremallera, que para nosotros es la mejor solución», apuntaba a EL COMERCIO.

Recordó que el tramo afectado «fue reparado recientemente» y advirtió que «lo de esta carretera es un tema que nunca se va a acabar, es un pozo sin fondo en el que no hacemos más que invertir dinero». En este sentido, indicó que «se trata de una vía que en su día se construyó para dar acceso a un puerto y a los Lagos de Covadonga, pero que no está preparada para soportar el tráfico, tanto de autobuses llenos de gente como de vehículos más ligeros, que circula por ella cada año».

En relación al punto afectado por este último hundimiento, que durante la tarde de ayer visitó en persona, Sánchez reconocía que «al estar en un tramo recto no supone por el momento un gran peligro» para los usuarios de la vía. No obstante, insistía, «si no se pone remedio ya, el hundimiento puede ir a más y de cara al verano, con la puesta en marcha del Plan de Transporte, podemos tener un problema».

También aprovechó el presidente de los empresarios para criticar, como ya en su día hicieron viajeros y transportistas, la falta de actuaciones en el tramo comprendido entre los lagos Enol y Ercina. «Lleva muchísimo años sin tocar y está que da pena», aseveró.

El regidor cangués, el popular José Manuel González Castro, por su parte, manifestó su intención de ponerse en contacto con representantes de la Consejería de Infraestructuras «para saber qué fue exactamente lo que sucedió». Asimismo, mostró su confianza en que «el Principado esté ya manos a la obra y la situación se solucione pronto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos