Preocupación en la protectora piloñesa por un aumento en los abandonos de perros

Dos de los perros con los que se encontraron ayer por la mañana los voluntarios de la protectora Animales de Oriente. / E. C.
Dos de los perros con los que se encontraron ayer por la mañana los voluntarios de la protectora Animales de Oriente. / E. C.

En un solo día Animales de Oriente tuvo que hacerse cargo de tres canes y en las últimas semanas se están dando casos «de gran crueldad»

E. CARBALLEIRA/L. R. INFIESTO.

Impotencia e indignación. Son los sentimientos que en las últimas semanas reinan en la protectora piloñesa Animales de Oriente ante un incremento en el número de abandonos de perros y «la especial crueldad» que acompaña a alguno de ellos. Solo ayer, los voluntarios de la entidad se toparon de frente con tres animales atados en el exterior de sus instalaciones, una cifra elevada para lo que suele ser habitual en la comarca. «Estábamos muy animados, pues habíamos conseguido encontrar hogar para dos de nuestros peludos y la alegría se nos fue de un plumazo», lamentaba Marcial González.

Y es que el mes de diciembre está siendo especialmente complicado en la protectora piloñesa, no solo por el aumento de casos, que mantiene preocupados a los voluntarios de la misma, sino por el estado en que fueron abandonados algunos de los animales. Así, 'Marley', uno de los perros de los que ayer se hicieron cargo, «presentaba síntomas de haberse pasaron meses, quizá más de un año, atado o recluido sin que nadie se ocupase de él». Pero es que a principios de mes el colectivo se hacía cargo de 'Bruma', una cachorra a la que sus propietarios abandonaron a su suerte pese a padecer graves ataques epilépticos. Actualmente se encuentra recibiendo tratamiento en una clínica veterinaria y, por el momento, no tuvo ninguna recaída. «Es una perra buenísima y simplemente con darle su medicación mañana y noche se controla la enfermedad», explicaba a este diario el presidente del colectivo, Pedro Valle. No podía evitar indignarse «al ver que hay personas que son capaces de abandonar a un animal así, sin siquiera llevarlo para que lo vea un veterinario, cuando en este caso estamos viendo que la solución no es complicada».

Pero la cosa no termina ahí, pues otro de los animales que aparecieron en las últimas semanas en la zona está completamente ciego. «Estamos ante otra situación de desprecio total hacia estos animales que lo dan todo por nosotros», lamentó González, recordando que «un animal como éste, siempre que esté en una casa que le sea familiar y donde conozca la zona, puede ser muy feliz y llevar una buena vida». Sin embargo, «hay personas que no dudan en echarle de una casa y dejarle abandonado en cualquier lugar, en una situación de total indefensión».

«No se deben regalar cachorros por Navidad. Si de verdad quieres un perro, ve a un albergue»

Asimismo, otra perra recogida recientemente es ya muy anciana y se encuentra en estado senil, «muy débil y probablemente tenga al menos 18 años». Los voluntarios no son capaces de entender «cómo puede haber personas que después de compartir la vida con compañeros como estos, sean capaces de dejarlos tirados en sus últimos momentos».

Otro de los casos que más indignación causaron entre los voluntarios y simpatizantes de Animales de Oriente fue el de un perro al que dejaron atado en un camino. «Allí permaneció, bajo las heladas, durante tres días, hasta que avisaron para que alguien lo recogiese; estaba famélico», relató González.

Chip y controles

La situación requiere, sin duda, grandes dosis de paciencia y educación. «Está claro que es muy importante que las nuevas generaciones tengan otra sensibilidad, porque de otra forma, hay poco qué hacer», señalaba Valle, mientras su compañero Marcial González insistía en «la importancia de chipar a los perros a partir de los tres meses. Es algo obligatorio, pero no existe ningún tipo de control, ni por parte de los municipios, ni desde el Principado hacia estos, y si nadie le pone freno, la gente seguirá haciendo con los animales lo que quiera», advirtió. Por ello, desde el colectivo son firmes defensores de que se impongan sanciones a quienes no cumplen con la normativa.

Asimismo, y como hacen en estas fechas la mayoría de las protectoras, desde Animales de Oriente insisten en la importancia de «no regalar cachorros por Navidad. Si de verdad quieres un perro, hay muchos en los albergues», apuntan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos