El Principado autoriza las batidas de lobos en Onís y Peñamellera Alta

Los cazadores de Onís y Peñamellera Alta ya tienen autorización para abatir lobos. / E. C.

Podrán participar hasta quince cazadores y no habrá un cupo de ejemplares, pues se trata de zonas con presencia esporádica de cánidos

LAURA CASTRO BENIA/ALLES.

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente autoriza a los cazadores de Onís y Peñamellera Alta a realizar batidas de control del lobo en aquellas zonas donde la presencia de este animal se considera esporádica. Asimismo, Cabrales y Llanes también solicitaron una actuación en sus territorios, pero hasta el momento no han recibido la pertinente resolución. Se trata de una medida recogida dentro del II Plan del Lobo, aprobado en 2015, cuya puesta en marcha anunció ya a finales de agosto el consejero Fernando Lastra, tras una reunión en Benia con los alcaldes de los principales concejos del Oriente afectados ante «el aumento de los daños producidos por los cánidos a la cabaña ganadera».

Las primeras autorizaciones de este año se otorgaron a los municipios de Las Regueras, Illas y Candamo, en el Occidente de la región. Sin embargo, esta iniciativa no es nueva en Asturias, pues ya se puso en práctica en el año 2004 en la Sierra del Cuera. Desde la Consejería de Medio Ambiente aseguran que «la presencia continuada del lobo en zonas catalogadas como esporádicas ha provocado una gran alarma social y un incremento de los daños». Además, confiesan no tener «capacidad» para cumplir los objetivos del Programa de Actuaciones de Control en los últimos años y consideran que «nos encontramos en unas condiciones críticas» que requieren el uso de métodos de extracción que incluyan la participación de cazadores. De hecho, durante el 2015 y el 2016 los guardas abatieron nueve cánidos de un cupo total de 45. El pasado ejercicio la cifra de lobos fallecidos en Asturias ascendió a 32 ejemplares, aunque la mayoría murieron por otras causas como atropellos, caza ilegal y causas sin determinar, según especificó el Principado.

Con esta medida, podrán asistir hasta quince monteros armados a las batidas siempre en compañía de personal de la guardería y que deben haber notificado previamente sus datos a la Consejería de Medio Ambiente. No obstante, se contempla la posibilidad de aumentar el número de cazadores en función de la extensión del territorio donde se pretende intervenir. Igualmente, en las zonas catalogadas de presencia esporádica de cánidos, no habrá cupo por lo que se podrán abatir un número indefinido de ejemplares.

Llanes y Cabrales recibirán próximamente la autorización de Medio Ambiente

Son los consistorios los que solicitan al Principado una actuación en sus zonas y facilitan un listado de monteros voluntarios. Una vez reciben la autorización pertinente, son los presidentes de los cotos y las juntas ganaderas los que organizan y fijan la fecha para las batidas de control de acuerdo con la Guardería de Medio Natural. Asimismo, se contempla la posibilidad de disparar a los cánidos en las cacerías de jabalí, siempre que se le haya comunicado al Principado con una semana de antelación. En estos casos, también se exige la presencia de personal de la guardería y los ejemplares abatidos deberán ser entregados a los mismos, pues «el lobo no es una especie cinegética y por tanto no cabe aprovechamiento de ningún tipo».

En este sentido se expresó Valentín Morán Álvarez, presidente de la Federación Asturiana de Cazadores, tras la última reunión del Comité Consultivo del Lobo. «Se trata de un apoyo o colaboración, pues la Consejería de Medio Ambiente no tiene medios para cumplir el cupo anual de extracción y queremos ayudarles a ellos y a los ganaderos. Los daños van en aumento y los cazadores también lo notamos con los ataques que sufren las especies cinegéticas, pero debe quedar claro que nosotros nunca hemos pedido abatir lobos», recalcó Morán.

Junta Ganadera de Llanes

Las batidas de cánidos será sin duda uno de los temas que se trate en la reunión de hoy de la Junta Ganadera Municipal de LLanes. Una cita a la que acudirán el regidor, Enrique Riestra, el concejal de Agroganadería, Javier Martínez, y los siete presidentes de las zonas donde se desarrolla esta actividad dentro del concejo.

Entre los asuntos del día figura el plan anual para la solicitud de quemas controladas. Se llevará a cabo una petición para realizar dos en cada una de las siete zonas ganaderas del municipio. Igualmente, se solicitará una reunión con el Principado para adaptar las fechas del saneamiento de los animales a las necesidades de los profesionales con una mayor dependencia del monte público.

Fotos

Vídeos