El Principado destinará veinte guardas para agilizar la tasación de daños del lobo

Benigno Fernández acudió ayer a Ponga para responder las dudas de los ganaderos. /  NEL ACEBAL
Benigno Fernández acudió ayer a Ponga para responder las dudas de los ganaderos. / NEL ACEBAL

El viceconsejero de Medio Ambiente asegura que la medida acelerará la certificación y el cobro de indemnizaciones

LAURA CASTRO BELEÑO.

El viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, acudió ayer a Ponga para reunirse con los ganaderos de la zona ante su preocupación por el aumento del número de daños a causa de los lobos. Lo hizo acompañado del jefe de servicio del Departamento de Caza, Orencio Hernández, y de la alcaldesa pongueta, Marta Alonso y anunció que «propondremos que ciertos guardas, una veintena aproximadamente, tengan una mayor dedicación al tema del lobo». El objetivo es agilizar la tasación de los daños y el procedimiento para obtener las indemnizaciones en aquellas zonas donde más ataques se producen, tal y como explicó Fernández Fano.

Asimismo, recordó la última medida anunciada esta semana en la Junta General. «Vamos a modificar el baremo y la regulación de daños. Os aseguro que no irá a peor de lo que ya está», expuso el viceconsejero ante la protesta generalizada de los ganaderos, quienes aseguraron que «las indemnizaciones son irrisorias, pues son muy inferiores al valor real del animal».

Fernández Fano aprovechó la cita para instar a los damnificados a denunciar todas las pérdidas de ganado. «Sabemos que hay más daños, pero en los datos oficiales no han aumentado. Esta diferencia radica en que muchos optan por no denunciar sus pérdidas porque consideran que no les merece la pena. Si ellos no denuncian, nosotros no podemos justificar las medidas que llevamos a cabo para limitar los daños», explicó el viceconsejero.

Sin resultados en el Cuera

Las batidas con cazadores en la sierra del Cuera continúan, por cuarta semana consecutiva, sin producir ningún resultado. «No conseguimos dar con ellos. Sabemos que se refugian en El Escar, pero precisamente es una zona de orografía muy complicada y escabrosa y es difícil verlos y tenerlos a tiro», explicó el regidor de Peñamellera Alta y portavoz de los cazadores que participan en estas batidas, José Antonio Roque.

Fotos

Vídeos