El Principado recalca que el tren a los Lagos debe salvar aún varios obstáculos

A pesar del mal tiempo de la jornada de ayer, los turistas se animaron a visitar los Lagos de Covadonga. / NEL ACEBAL
A pesar del mal tiempo de la jornada de ayer, los turistas se animaron a visitar los Lagos de Covadonga. / NEL ACEBAL

Desde la consejería inciden en que la Junta tan solo ha acordado estudiar la iniciativa propuesta por el PP para impulsar este transporte

L. CASTRO / A. FUENTE CANGAS DE ONÍS.

La aprobación de la Junta del viernes es el primer paso de un largo camino. El que le queda al tren cremallera a los Lagos de Covadonga para convertirse en una realidad. La iniciativa, que será estudiada por el Ejecutivo asturiano, debe salvar diferentes «obstáculos» antes, si quiera, de poder iniciar los primeros trabajos para su construcción.

Así se explicó ayer desde la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente. «Tenemos que recordar que estamos en una fase incipiente que requiere primero quitar obstáculos, entre ellos el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de los Picos de Europa (PRUG)», indicó Fernando Lastra, recuperando las palabras de la diputada socialista Dolores Álvarez Campillo en el pleno de la Junta. «Hay que ver cómo se resuelve esa limitación y una vez que tengamos los estudios de viabilidad económica y ambiental podremos valorar las propuestas que estén sobre la mesa», concluyó el titular de Infraestructuras.

El consejero incidió en que «es importante dejar claro que el PP no ha presentado ningún proyecto del tren cremallera. Se trata de una proposición no de ley para debatir acerca de la viabilidad de este medio de transporte en la zona de los Lagos de Covadonga». La proposición no de ley de los populares salió adelante con los votos a favor de PSOE, IU, Foro, PP y Ciudadanos, y la abstención de Podemos. La iniciativa recupera un viejo proyecto presentado durante el mandato del popular Sergio Marqués en el Principado hace dos décadas.

El regidor de Onís propone que la salida y llegada de vuelta estén en Demués o en Benia

Sobre el tren cremallera también se pronunció ayer el director general de Comercio y Turismo, Julio González Zapico. «Es un tema de transportes, pero se puede convertir en un inicio para otros sectores», señalaba el responsable regional sobre la medida adoptada el viernes en la Junta que puede afectar a la gestión de su materia. «El plan estratégico para el turismo se basa en su sostenibilidad; Asturias no es un destino de sol y playa. La gastronomía, la cultura y la naturaleza son importantes para nosotros mientras no se agreda y, por lo tanto, nos quedamos a la espera de ese estudio», explicó. Zapico quiere esperar a los informes que se realicen sobre esta iniciativa, pero sí destacó que los Lagos «son ya, en este momento, un recurso turístico por sí solo».

Los alcaldes

Los alcaldes de algunos concejos de los Picos también valoraron este cambio de rumbo sobre el proyecyo del tren cremallera, y que hace dos décadas fue denostado por el PSOE, entonces en la oposición en el Principado. Desde el Consistorio de Cangas de Onís se mostraron «muy satisfechos», tras la aprobación de la proposición no de ley. «Es la mejor solución para un problema real que sufrimos cada año en la carretera de los Lagos y de acceso al Parque Nacional», defendió José Manuel González, regidor cangués. Consideró que el actual Plan de Transporte «fue un arreglo que cumplió con las expectativas que se le planteaban, pero hay que mirar hacia adelante. ¿Este modelo actual seguirá siendo útil en el futuro? Debemos seguir avanzando y tener altura de miras, para entre todos hacer del Parque un espacio protegido de más calidad».

Los alcaldes de Onís y Cabrales también se muestran a favor de la iniciativa presentada por los populares. «Me parece una buena idea siempre que se haga desde el respeto al entorno, a los vecinos que lo habitan y a la actividad agroganadera», señaló José Manuel Abeledo. Asimismo exigió que su municipio tenga cabida dentro del proyecto, pues «es la puerta a los Lagos y los Picos de Europa» y propuso que «el tren podría tener la salida y llegada en Demués o Benia, donde hay infraestructuras disponibles y perfectas para ese fin que conectarían Cangas y Onís».

El regidor cabraliego, Francisco González, aplaudió la iniciativa y aseguró que «ya es hora de que en Asturias se empiecen a hacer inversiones que miren no solo por el turismo sino también por el medio ambiente». En este sentido, señaló además, que el tren cremallera «descongestionará Covadonga e incrementará el número de visitantes con lo que los concejos limítrofes nos veremos muy beneficiados», pero, recalcó, «lo primero es encontrar la manera de que sea viable».

Más

Fotos

Vídeos