El Principado rechaza la validez de los informes de Cangas de Onís sobre el instituto

El diputado Marcos Gutiérrez Escandón, Víctor Rodríguez Caldevilla y José Antonio Fernández en el instituto Rey Pelayo. / NEL ACEBAL
El diputado Marcos Gutiérrez Escandón, Víctor Rodríguez Caldevilla y José Antonio Fernández en el instituto Rey Pelayo. / NEL ACEBAL

El estudio que sustenta la ubicación defendida por el Ayuntamiento es «a la carta» y el cambio «supondría tirar 72.000 euros», dice el Gobierno

GLORIA POMARADA CANGAS DE ONÍS.

Los informes del Ayuntamiento de Cangas de Onís que desaconsejan construir el nuevo edificio del instituto en la ubicación propuesta por la Consejería de Educación son «estudios a la carta». Esa es la apreciación que ayer expresó el diputado del PSOE por el Oriente, Marcos Gutiérrez Escandón, en una visita al IES Rey Pelayo. Las dudas del equipo de gobierno cangués acerca de la concesión de la licencia de obras se fundamentan precisamente en esos estudios, así como en las demandas de la comunidad educativa, que rechaza la construcción del edificio en el actual patio, tal y como proponen desde el Principado. La apuesta en Cangas es la de ubicar el nuevo ala en la parte posterior, la más cercana al Sella. «Los problemas del edificio que está cerrado son por la cercanía del río, por eso se optó por esa opción alejada de él», defendió el diputado socialista. En un informe técnico del Principado, precisó, el riesgo estructural del ala clausurada se explica por la existencia de «una zapata de cimentación en la parte arenosa de la antigua escollera del río».

El pasado 12 de diciembre, en la última reunión entre Ayuntamiento y consejería, el Ejecutivo local presentó un informe de Confederación Hidrográfica sobre la viabilidad de la propuesta fluvial «que no está ni firmado ni registrado», indicó Escandón. En dicho encuentro «lo que presentaron fue una serie de documentos básicos que no se pueden considerar proyecto. Desde Confederacion dicen que es viable, pero independientemente de que en su momento haya que solicitar el informe pertinente y, para ello, es necesario un proyecto, no lo que ellos presentaron», insistió.

Ante la falta de licencia municipal de obras, por la que dicen llevar esperando «desde el 26 de mayo», el Principado no descarta «empezar de nuevo con otro proyecto», si bien alertan del «retraso que ello conlleva». «Estaríamos hablando de que el edificio se terminaría en el mejor de los casos a principios de 2021, con lo cual los alumnos tendrían que seguir dos cursos más en los prefabricados», denunció Escandón. A la demora en los plazos se sumarían los 72.000 euros desembolsados por la redacción del proyecto. «Si se cambia la ubicación se tiran a la basura», lamentó.

«La responsabilidad no es de la consejería, sino de la mala gestión del Consistorio»

De mantenerse el proyecto inicial, el Gobierno regional estima que en el curso 2019/2020, «como muy tarde en el segundo semestre», las clases podrían trasladarse al nuevo espacio.

«La responsabilidad del retraso no sería en ningún caso imputable a la consejería, sino a la mala gestión e irresponsabilidad del gobierno municipal, que tal parece que lo que quiere es priorizar los intereses partidistas y electorales más que los de los alumnos», criticó Escandón. Uno de los reproches que el Principado ha venido repitiendo desde que se conociese la intención del Ayuntamiento de estudiar la denegación de la licencia es que en los diez meses transcurridos entre la primera reunión para elegir el proyecto y la comunicación de «reticencias» sobre la ubicación «nadie haya dicho nada sobre la ubicación». Una apreciación que no comparten los miembros de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA), que señalaron en este periódico que en febrero ya plantearon sus dudas acerca de la ubicación.

Dadas las posturas encontradas y la previsión de demora, el diputado anunció ayer que la intención de la consejería es adecuar los barracones de cara a los meses de calor. La actuación consistirá en la construcción de un tejado a dos aguas, que cuenta con un presupuesto de 27.000 euros «ya transferido desde la consejería al instituto», explicó.

Para la construcción del nuevo edificio, el Principado consignaba en los fallidos presupuestos 1,3 millones de euros. A pesar de la prórroga de las cuentas regionales, Escadón señaló que «no sería un problema encajar la inversión porque para la consejería este edificio es una prioridad y se pensaba ejecutar independientemente» de la aprobación.

En el próximo consejo escolar del 11 de enero, el director de Planificación y, previsiblemente, el propio consejero Genaro Alonso, abordarán la problemática con la comunidad educativa. En la anterior sesión, al alcalde cangués José Manuel González Castro le fue negada la asistencia por no pertenecer al órgano, pero en el pleno de diciembre el regidor fue nombrado suplente en representación del Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos