El Principado reformará el emisario de la depuradora llanisca para evitar vertidos

El sistema utilizado en la estación resulta muy sensible al agua marina que se filtra con frecuencia en los colectores y afecta a la masa bacteriológica

L. RAMOS LLANES.

Las manchas marrones que el pasado fin de semana enturbiaron en Llanes el habitual azul del Cantábrico a la altura del paseo de San Pedro y llenaron el aire de desagradables efluvios podrían tener los días contados. Es, al menos, la intención del Gobierno regional, que ayer anunciaba, a través de la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, su intención de reformar las conducciones internas del emisario submarino de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Llanes. Lo hacía un día después de que tanto la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies como la Plataforma de Vecinos del Concejo de Llanes denunciasen públicamente la presencia de las manchas y los malos olores y exigiesen una investigación para aclarar el origen de los molestos vertidos.

Desde el Principado recordaban ayer que la depuradora ya se sometió a un acondicionamiento previo hace algún tiempo e indicaban que esta nueva actuación pretende «eliminar los vertidos de aguas depuradas parcialmente a causa de las filtraciones marinas».

La estación, ubicada en una caverna en las proximidades de la playa del Sablón, limpia las aguas residuales a través de un pretratamiento, de tratamiento físico-químico y de otro biológico, mediante un reactor denominado 'filtro biológico'. Este sistema, indicaban ayer fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, «resulta muy sensible a la presencia de agua marina, que se filtra con frecuencia en los colectores de saneamiento situados en zonas de litoral».

Estas filtraciones, continuaron, «deterioran la masa bacteriológica encargada de completar el tratamiento, por lo que cuando se detecta un exceso de agua salada se cierra el paso al filtro biológico y se vierten los residuos tras haber sido sometidos a un proceso incompleto». Es entonces cuando se pueden observar las malolientes manchas marrones en el mar.

La intención del Principado, que prevé finalizar en septiembre la modificación y reparación de las conducciones y el emisor, es realizar también un estudio para conocer el estado real de la red urbana de Llanes que permita detectar el punto por donde entra el agua marina en el alcantarillado y definir las posibles soluciones a estas filtraciones.

Más

Fotos

Vídeos