El Principado reforzará el muro del muelle pesquero de Ribadesella

El patrón Manuel Buenaga. / N. A.
El patrón Manuel Buenaga. / N. A.

La cofradía local quiere hacerse cargo del surtidor existente en la zona para mejorar su operatividad y el servicio que se da a los pescadores

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La Cofradía de Pescadores Virgen de Guía de Ribadesella quiere dar un paso más hacia la diversificación de su actividad económica haciéndose con la gestión directa del surtidor de combustible ubicado en el muelle pesquero. Así se lo ha solicitado el patrón mayor a la compañía REPSOL, suministradora del carburante. El encuentro formal entre ambas partes tuvo lugar este miércoles. La petrolera está abierta a cederles la concesión de las instalaciones siempre que la cofradía asuma también su mantenimiento. Ahora son los socios marineros quienes deben valorar la situación y aportar la respuesta definitiva. Si la aceptan, seguirán los pasos que en su día se dieron en los puertos de Llanes o Bustio.

Según el patrón mayor, Manuel Buenaga, la gestión directa del surtidor mejorará la operatividad del mismo, «porque los actuales horarios de la empresa suministradora no coinciden con los nuestros». Actualmente, tras la reciente jubilación del operario que ha prestado el servicio a lo largo de los últimos años, el surtidor de Ribadesella lo atiende otro trabajador procedente del puerto de Burela (Lugo). «Viene todos los miércoles para atender nuestro puerto y el de Lastres, pero su horario es de 9 a 13 horas, totalmente incompatible con nuestro trabajo ya que muchas veces entramos a las cinco o las seis de la tarde», aclaró Buenaga. Si al final se asume la gestión, la Cofradía cubrirá el servicio con sus propios empleados, sin necesidad de realizar nuevas contrataciones.

Evitar desplazamientos

Por otro lado, la semana que viene, en cuanto se confirmen los permisos necesarios, comenzará la ejecución de las obras previstas por el Principado para recalzar el tramo central del muelle pesquero. «Según nos explicaron esta semana van a colocar una zapata de protección en la base del muelle para evitar el posible desplazamiento del muro», afirmó Buenaga. De hecho, como consecuencia de la erosión del río, ese tramo portuario ha registrado algunos movimientos. La nueva cuña, el nuevo zócalo portuario evitará su progresión y estabilizará el muro.

Antes de su instalación, se realizará un pequeño dragado de unos diez metros de anchura a lo largo del muro a proteger. Por ese motivo, aprovechando la presencia de una nueva barcaza en el puerto riosellano, Manuel Buenaga, pidió que también se intervenga en las zonas de amarre situadas a lo largo del Paseo Princesa Letizia, donde las embarcaciones pesqueras suelen quedarse varadas en bajamar. «Es una actuación de primera necesidad para nosotros que tampoco requiere de tanta inversión, así que no estaría de más que sacaran algunos metros cúbicos de sedimento en ese lugar», pidió el patrón mayor.

Manuel Buenaga también valoró positivamente la campaña de extracción de ocle en la que está participando dos embarcaciones riosellanas, la suya, el 'Uribarri' y el 'Velamar'. «Personalmente estoy muy satisfecho. No es para tirar voladores, pero sí más productivo y más descansado que la pesca, ya que entre otras cosas te quita de madrugar», afirmó. La campaña finaliza el 29 de septiembre próximo y a día de hoy, según sus cálculos, «aún quedan alrededor de 200 toneladas por arrancar».

Fotos

Vídeos