El Principado vuelve a subastar el albergue de Poo con una rebaja del 38%

Estado actual del antiguo albergue juvenil de Poo de Llanes, cerrado con candados para impedir nuevos actos vandálicos. / NEL ACEBAL
Estado actual del antiguo albergue juvenil de Poo de Llanes, cerrado con candados para impedir nuevos actos vandálicos. / NEL ACEBAL

Es la cuarta vez que Hacienda trata de vender el bien llanisco, las mismas que la finca La Reguellina de Lastres, abaratada en 158.000 euros

GLORIA POMARADA LLANES.

La del albergue de Poo, en Llanes, va camino de convertirse en la subasta del nunca acabar. Esta semana la Consejería de Hacienda publicaba en el Boletín Oficial del Principado (BOPA) un nuevo anuncio de enajenación. Con esta, van cuatro y a cada fallido intento de venta, el precio del emblemático hospedaje ve incrementada una depreciación que llega con esta última subasta al 38%.

El precio ahora fijado por el Principado es de 579.991,22 euros, cantidad lejana a los 941.410,82 euros con los que salió a subasta en 2014. Entonces, el primer intento resultó fallido al no optar ningún comprador a la operación de traspaso pública. Diez meses después, en marzo de 2015, Hacienda volvió a la carga con un precio de 800.199 euros pero con el mismo resultado: subasta vacía. La consejería no cejó en su empeño de desprenderse de este edificio de 1.416 metros cuadrados de superficie y, catorce meses más tarde, trató de enajenar el bien de titularidad autonómica por 682.342,61 euros. La bajada de precio iba ya por el 28% pero tampoco así se despertó el interés de los compradores. Dieciséis meses después y a la vista que a la tercera tampoco fue la vencida, Hacienda abre un nuevo plazo de veinte días hábiles para presentar ofertas por el antiguo albergue de Poo, cuya fecha límite es el 21 de febrero. Un día después se celebrará la subasta en la sede de Patrimonio, en Oviedo.

El antiguo albergue juvenil Fuente del Cai fue utilizado por la Sección Femenina durante la dictadura y en la época incipiente del turismo en el concejo fue lugar de alojamiento para jóvenes llegados de Francia. Desde que cerrase sus puertas al público hace más de una década, el albergue llanisco ha sufrido un progresivo deterioro. Situado en la entrada del pueblo, junto a la carretera general, el inmueble está distribuido en tres plantas y un jardín. Hoy, las puertas de acceso permanecen cerradas con candado y las ventanas tapiadas con ladrillos, una medida adoptada tras los problemas registrados con okupas, cuentan los vecinos. «Hasta hace año y medio vivieron ahí dos personas, luego se fueron», explican.

En Poo, donde existen dos albergues de peregrinos en funcionamiento, apuestan por la habilitación de Fuente del Cai como un tercero, ya que «en verano hay más demanda que plazas». «Nunca lo tenían que haber abandonado», expresa el alcalde pedáneo, Ramón Martínez, que recuerda que por desencuentros entre las administraciones sobre la titularidad «acabó sin que nadie se ocupe de él». «Hubiera sido mejor que mientras estaba funcionando se hubiera arreglado lo que hacía falta, en vez de dejarlo parado», apunta. Desde que el albergue de Poo carece de actividad, ha sido objeto de actos vandálicos, que unidos al paso del tiempo y la falta de mantenimiento han contribuido a acelerar su deterioro interior. «Hace un par de años hubo un conato de incendio», rememora Martínez. Un grupo de personas accedieron al edificio y, sospechan, provocaron el fuego. Fueron los propios vecinos quienes se personaron en primera instancia en el edificio. «Tuvimos que tirar el sofá que estaba ardiendo por la ventana».

Aunque la apuesta en el pueblo es la de reabrir el albergue, consideran que el precio disuade a los posibles compradores. «Además hay que poner dinero encima, el que lo coja tiene que remodelar todo por dentro, la distribución, los ventanales...», enumera el alcalde pedáneo. «Por menos dinero se vendieron hoteles que estaban funcionando», indica.

Casona en Peñamellera Baja

El albergue Fuente del Cai es el inmueble de mayor cuantía en la lista de bienes públicos a subasta, seguido en segunda posición por otro espacio situado en el Oriente, concretamente en Lastres. La finca La Reguellina va a la zaga del edificio llanisco en rebaja de precio e intentos fallidos de venta. Desde 2014 es asidua a las subastas, con un descenso del precio de venta que ronda ya el 37%. En 2014, esta parcela de 1.827 metros cuadrados de suelo urbano sin edificar se puso a la venta por 422.165,85. Cuatro años después, el precio es de 264.469,79.

A la enajenación de bienes se suma en la última subasta un solar y una casona ubicados en El Mazo, en Peñamallera Baja. El precio de partida de este conjunto de 86,88 metros cuadrados resulta más asequible para el conjunto de los bolsillos. Por la casa y la cuadra piden 10.004,86 y por la finca otros 9.560,87 euros. La puja está abierta, queda por comprobar si el negocio inmobiliario del Gobierno regional coloca el cartel de 'vendido'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos