El PSOE cangués insta a Consistorio y Principado a buscar solución al instituto

Un momento de la asamblea celebrada ayer en Cangas. / N. ACEBAL
Un momento de la asamblea celebrada ayer en Cangas. / N. ACEBAL

La comisión gestora defiende la actuación de la consejería, pero rechaza entrar en la polémica generada en torno al nuevo edificio

L. RAMOS CANGAS DE ONÍS.

«Tener en cuenta la situación en que se encuentran alumnos y profesores del instituto cangués y reanudar el diálogo al respecto cuanto antes». Es lo que piden desde la comisión gestora del grupo municipal socialista de Cangas de Onís a las administraciones local y regional. Militantes y gestores mantuvieron ayer al mediodía un encuentro que sirvió, además de para establecer un primer contacto con la recién creada comisión que dirige la secretaria de organización de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE), Gimena Llamedo, para analizar la posición del partido en Cangas respecto a la polémica generada en torno a la ubicación del nuevo edificio del Rey Pelayo.

Durante la asamblea, Llamedo señaló que «desde noviembre de 2016, cuando la Consejería de Educación se reunió con el gobierno cangués y el centro escolar para abordar la ubicación del instituto, hasta julio de 2017, el regidor no expresó en ningún momento desacuerdo sobre la ubicación ni presentó alegación alguna, llegando incluso a demorar durante ocho meses la denegación formal de la licencia». En este sentido, insistió en que «no es que la consejería haya impuesto ninguna ubicación, sino que el gobierno local de Cangas de Onís nunca manifestó su desacuerdo».

La dirigente socialista volvió a afear la forma de actuar del alcalde, el popular José Manuel González Castro, quien «no informó en ningún momento sobre la situación del proyecto inicial del instituto y tampoco ha propiciado ningún consenso. No contestó una pregunta presentada en su día en el Pleno por el grupo socialista ni atendió nuestra propuesta de creación de un consejo escolar municipal en el que se diera participación a la comunidad educativa del concejo y a los partidos políticos para abordar la situación del instituto y otros temas que resultaran de interés en el ámbito escolar», agregó.

Por todo esto, y teniendo en cuenta la falta de consenso existente a la hora de decidir la ubicación del nuevo edificio del Rey Pelayo, Llamedo indicó que «ahora mismo la situación está enconada por ambos lados y es necesario restablecer el diálogo». Reconoció, asimismo, que «durante el último tiempo se podría haber actuado con más acierto por todas las partes» y animó «a que se reconozcan errores y se sienten de nuevo a buscar soluciones que aglutinen el máximo consenso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos