«El PSOE habló de la moción sin tener apoyos, jamás negociamos nada»

Marián García de la Llana en su despacho. /  JUAN LLACA
Marián García de la Llana en su despacho. / JUAN LLACA

«En el Ayuntamiento hay diecisiete concejales y nosotros somos cuatro, la responsabilidad no es de Foro por mucho que quieran culpabilizarnos» Marián García de la Llana Teniente de alcalde de Llanes

GLORIA POMARADA LLANES.

La teniente de alcalde de Llanes, Marián García de la Llana, afronta el tramo final de la legislatura con dos retos encima de la mesa: la elaboración de un Plan General de Ordenación Urbana (PGO) -que hasta la fecha nunca se ha logrado aprobar en el concejo- y hacer frente a unas relaciones políticas marcadas por las fisuras del cuatripartito y la sombra de la moción de censura junto al PSOE.

-A quince meses de las elecciones, ¿hay opción para la moción?

-Hablar de moción de censura es una irresponsabilidad, es algo que el PSOE en su día vendió como algo que la gente quería escuchar en ese momento y se vino abajo. Es su responsabilidad, habló de ello sin tener apoyo y ahora vienen las consecuencias.

«En la indemnización del Kaype hay que cortar mucha tela, podría ser una catástrofe» «Estoy a favor del trabajo en equipo, pero no me gustan las imposiciones»

-¿Quién lo propuso primero?

-El primer mensaje es del 30 de marzo de 2017 y es del PSOE, y es este de Herrero: «Creaste un monstruo y ahora te quiere devorar, es el alcalde y ahora no hay quien le meta mano y además, aunque digas lo contrario, eres responsable, excepto que hagas valer tu fuerza y tu mayoría. Tú verás hacia donde queréis ir, nosostros aquí estamos». Yo contesto «debo hablar contigo de varias cosas estoy muy indignada con este tema». Y él responde: «Soluciones hay, nosotros podemos colaborar y darle una vuelta a esto y que quede claro que no tengo ninguna intención en ser alcalde pero hay otras formas que se pueden explorar por el bien del concejo sin que gobierne el PSOE». Seguramente de atrás hay más en los que él me decía «tienes que hacer esto, se están riendo de ti», pero yo no entraba al trapo. El 6 de febrero de este año, después de unas declaraciones en prensa, Herrero me dice esto: «Daba por sentado que era algo que descartabas y comencé a negociaron otras personas». Entonces, ¿en qué quedamos? ¿De qué es Foro el culpable si él negoció con otras personas?

-¿La alcaldía fue una línea roja?

-Nuestras decisiones las tomamos desde Llanes, los afiliados son nuestra guía. Los convocamos, pusimos encima de la mesa las diferentes variables y la condición 'sine qua non' que pusieron es que el PSOE no podía gobernar con los votos de Foro. Hay diecisiete concejales y nosotros somos cuatro, la decisión única no es de Foro por mucho que quieran responsabilizarnos. Jamás nos sentamos a negociar, negociar es tener algo de base y empezar a tratar condiciones. Eso nunca existió.

-¿Cómo repercute esta situación en la relación con los otros miembros del cuatripartito?

-Cuando pasan estas cosas hay tensión porque lógicamente no es agradable para nadie, se trabaja muchísimo mejor cuando tienes un ambiente distendido. En los últimos meses estamos dejando claro que las trabajamos desde dentro. Pero siempre aparece alguien con intereses propios que quiere dinamitarlo.

-¿Y con el alcalde?

-El alcalde y yo no pensamos de la misma manera, tenemos prioridades diferentes y él pertenece a un partido y yo a otro. No tengo muchas cosas en común con él , como él no las tiene conmigo. Para el son mejores las suyas, para mi son mejores las mías.

-El alcalde le ha retirado dos de sus competencias más importantes. ¿Le queda algún margen de acción?

-Las competencias que tengo son de Urbanismo, con la cantidad de problemas tan serios que tiene al no tener plan de ordenación. Con el PGO estamos en manos de un muy buen equipo redactor, que marca los plazos y trabaja rápido. En tema de tesorería, hay un problema enorme con las bajas del Ayuntamiento, legalmente nos dicen que no se pueden cubrir. La gente que está trabajando está sobresaturada. Otro tema importantísimo es el no tener interventor, que afecta a todo lo económico. No está paralizado gracias a que una funcionaria admitió la responsabilidad de una parte de intervención para que se pudiera pagar la nómina a los funcionarios.

-¿Hay solución a corto plazo?

-Desde el Principado, que son quienes tienen que nombrar al interventor, nos dicen que no pueden o no encuentran, no sé en que términos. Escribimos tanto el alcalde como yo continuamente al director general de Haciendas Locales para que resuelvan y ahora mismo lo que tenemos son unas bases para hacer una bolsa de empleo público, que tiene ya el secretario para dar el visto bueno y empezar el procedimiento. Con eso se va a cubrir esta baja, con una plaza de interino.

-Hay una decena de trabajadores de baja, ¿qué pasa en el Ayuntamiento de Llanes?

-Son cuestiones médicas, son temas que no sé.

-¿Le consta que haya acoso?

-Yo tengo buena relación con los departamentos y quiero que haya un buen ambiente de trabajo, aquí hubo una denuncia por parte de alguien, que desconozco, diciendo que había acoso laboral en mi departamento de Urbanismo tuvimos una reunión para poner encima de la mesa los peros y no salió ningún problema de acoso, sí cosas que se pueden mejorar lógicamente.

-En el PGO sí parece haber consenso, ¿estará listo antes de 2019?

-Me encantaría, pero no depende de nosotros, depende de alegaciones externas y de informes sectoriales de otros departamentos. Me quedé muy contenta con la reunión porque aunque cada partido veía su parte de la realidad, el punto último al que queremos llegar es el mismo.

-¿Hay alguna novedad acerca de la indemnización de 18 millones de euros que exige la empresa del Kaype?

-Todavía no tenemos nada encima de la mesa, ni una indemnización en firme.

-¿Que supondría para el Ayuntamiento?

-Hay mucha tela que cortar en ese tema, ver lo que piden, cómo lo piden y analizar si tienen razón. Si fuera en esos términos, sería una catástrofe tremenda.

-Estamos en marzo, ¿algún avance de los presupuestos de 2018?

-Es una de las competencias que me quitó el alcalde, y por supuesto no estaba a favor de ello. Es de los poderes que tiene el alcalde y que ejerce por iniciativa propia. Los de 2017 no se sacaron, hablar de los del 2018 sin interventor me parece que no es el momento todavía.

-Los últimos acabaron con el alcalde investigado. ¿Considera que Riestra se equivocó al pedir ese informe externo?

-En su momento lo dijimos por activa y por pasiva, le quisimos hacer ver al alcalde que los presupuestos estaban bien. En su momento dije que me parecía horrible judicializarlo todo, lo mantengo en el mismo nivel al alcalde.

-Tras más de tres años de legislatura, ¿qué balance hace?

-A pesar de todo lo que pasó y viendo que se podrían cambiar muchísimas cosas que están mal hechas, se están haciendo muchas otras. Es una cosa que he hablado con el alcalde, tendríamos que haber actuado primero y luego decir lo que estaba mal hecho. Cuando empiezas al revés, eso te frena.

-¿Y si se diese la opción de otro cuatripartito?

-Es muy complicado valorarlo, estoy a favor del trabajo en equipo pero no me gustan las imposiciones. Una vez que se cierra el periodo de elecciones, en el Ayuntamiento tienen que quedar fuera los partidos políticos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos