El PSOE llanisco se va de una sesión plenaria por las «faltas de respeto» del alcalde

T. BASTERRA / L. CASTRO LLANES.

El clima de tensión municipal entre una parte de los dirigentes locales llaniscos sigue en niveles de máxima ebullición. Ayer se registró otro capítulo, de nuevo con el alcalde como uno de los protagonistas. En el otro lado el interventor municipal, que fue ayer objeto de sus críticas durante el transcurso de un Pleno de la mancomunidad formada por los concejos de Llanes y Ribadedeva. Los «ataques» del regidor hicieron intervenir a los ediles socialistas llaniscos presentes en la sesión, quienes acabaron abandonando el Pleno como consecuencia de las «faltas de respeto» que aseguran que tuvo Riestra hacia el funcionario y hacia ellos mismos cuando salieron en su defensa.

Según relataban ayer dos de las ediles socialistas presentes en la sesión, todo comenzó cuando se llegó al punto de la elaboración de los presupuestos del ente supramunicipal. En él se abordada la negativa del interventor a elaborarlos, algo a lo que, por ley, «no tiene obligación», recordaban ayer los socialistas llaniscos. «Fue entonces cuando empezó a atacar al funcionario. Propuso hacerle una estatua en el parque de Posada Herrera por sus años de buen trabajo y más tarde amenazó con reducirle el complemento de productividad para bajarle el sueldo. Le recriminamos entonces su actitud, le pedimos que respetase a los funcionarios y que los tratase con educación y fue entonces cuando nos dijo que era a nosotras a las que nos faltaba educación. En ese momento decidimos levantarnos y marcharnos del Pleno», manifestaban ayer las ediles Sandra García y Lourdes Vefa, que aseguraron que el PSOE de Llanes «no va a consentir faltas de respeto, ataques y situaciones de acoso hacia ningún empleado municipal, ni tampoco hacia los concejales».

Los socialistas afirmaban ayer que «el alcalde quería delegar en el Pleno» la toma de decisiones acerca de los presupuestos. «Le dijimos que no, que al Pleno le corresponde su aprobación, pero que la elaboración es responsabilidad del alcalde», prosiguieron. Encima de la mesa queda ahora la posibilidad de que sean otros técnicos municipales los que los redacten, que se encarguen a una empresa externa o que se prorroguen los de 2016.

Riestra, por su parte, consideró que si los socialistas consideraban lo ocurrido una falta de respeto, o «tienen muy fina la piel o poco sentido del humor». Califica además la rueda de prensa de ayer un «intento» más para confundir a los ciudadanos «con mentiras y verdades a medias».

Fotos

Vídeos