Un 59% de los pueblos de Llanes tienen más viviendas que vecinos

San Roque del Acebal es uno de los pueblos con equilibrio entre viviendas y vecinos. / NEL ACEBAL
San Roque del Acebal es uno de los pueblos con equilibrio entre viviendas y vecinos. / NEL ACEBAL

La segunda residencia supone en el concejo un 38% del total y un 17% de los inmuebles están vacíos, señala el documento del PGO

GLORIA POMARADA LLANES.

El parque de viviendas de Llanes sigue su propia evolución, ajena al comportamiento del conjunto de la región. Así lo analiza el documento de prioridades del Plan General de Ordenación, que señala que el porcentaje de vivienda secundaria «es más de tres veces superior y, el de vivienda vacía, sin ser un número elevado, está por encima de la media de la comunidad». Así, el texto aprobado este viernes por el pleno indica que de las 12.890 viviendas existentes un 44,1% corresponden a la vivienda principal, mientras que un 38,1% son segundas residencias y el 17,7% restante son casas vacías.

Pueblo a pueblo, la primera aproximación al futuro ordenamiento urbanístico analiza una treintena de núcleos de los 70 existentes en el concejo. El resultado es que en esas zonas rurales -el equipo redactor no ha analizado aún Llanes, Nueva o Posada y sus asociados, como tampoco Celorio, Poo y Barro- un 59% de los pueblos tienen más viviendas que residentes empadronados. Algunos de los mayores desfases se encuentran, según los datos del documento de prioridades, en Andrín -227 viviendas frente a 159 vecinos-, Hontoria -163 casas y 92 empadronados- o Los Callejos -108 inmuebles y 56 habitantes-. En el caso de Andrín y Hontoria, los redactores apuntan a la proliferación de viviendas de uso vacacional, un interés turístico que también observan en Buelna, Garaña, La Borbolla o Llames. Como factores en la mayor parte de los casos a examen señalan la proximidad a las playas o a elementos de atractivo turístico, por ejemplo el Camino de Santiago.

Entre los pueblos en los que los residentes siguen superando al número de viviendas están Porrúa -361 casas y 427 vecinos-, Naves -174 viviendas frente a 185 residentes- o San Roque del Acebal -289 inmuebles y 364 habitantes-. Este último pueblo es, además, el único de los analizados en los que aumentó la población desde mediados del pasado siglo, momento de referencia utilizado por el equipo redactor del PGO.

Sin embargo, en el conjunto de los núcleos rurales de Llanes el decrecimiento demográfico influye en la disparidad entre viviendas y habitantes censados. Explica el documento de prioridades que Llanes ha registrado «un incremento continuado de la vivienda vacía», fenómeno que se acompaña de una «compensación entre vivienda principal y secundaria».

Caída de la construcción

En cuanto a la construcción, del diagnóstico se desprenden dos momentos diferenciados, con el año 2008 como punto de inflexión. Desde principios del actual siglo y hasta el 2011, la media de nuevas edificaciones anuales se situaba en 400. Esa década registró un 'boom' de 3.969 construcciones. Sin embargo, hace diez años «se produce una caída significativa en el número de viviendas, que puede ser achacable al principio de la crisis pero también y en gran medida a las consecuencias de las anulaciones del planeamiento municipal», recoge el primer borrador del PGO.

Según los datos del Ayuntamiento analizados en el documento de prioridades en el periodo 2012-2016 «se edifican 155 nuevas viviendas, a las que hay que añadir 100 más rehabilitadas». El equipo redactor del nuevo ordenamiento, tomando como base el Estudio de suelo y vivienda realizado por el PGO de 2015, considera «destacable» la pujanza de la zona rural frente al suelo urbano, pues en 2007 el 78,7% de las viviendas totales se construían en suelo urbano, mientras que en 2013 «los porcentajes se van aproximando y el 49,2% de las viviendas se construye en suelo urbano y el 50,7% en núcleo rural».

También en la zona rural, es «reseñable» para los redactores del futuro plan cómo se están transformando las cuadras en viviendas. «Aunque suponen un porcentaje reducido pero estable, son un indicador de la adecuación de las edificaciones tradicionales a nuevas demandas de uso», dicen.

Apuesta por la rehabilitación

Con este diagnóstico como base, el documento de prioridades establece una línea de futuro en la que el urbanismo de Llanes pasa por la consolidación frente al crecimiento. Recuerda el equipo redactor que «la situación actual del suelo ya urbanizado en desarrollo de planes de ordenación municipal anulados, permitiría la construcción de aproximadamente 780 nuevas viviendas». Por el momento, este primer texto del nuevo PGO no recoge cifras de sus propias previsiones.

Lo que sí sostiene es que existe un stock «aún notable», por lo que solo en ámbitos vacíos del interior y bordes de la zona urbana recomienda «algunas» viviendas privadas. Para la zona rural, apuesta por la rehabilitación. También el alquiler figura entre las propuestas como «alternativa necesaria para cubrir la demanda de alojamiento». Otro recurso que establece es el de la vivienda pública, con nueva construcción en Llanes, Nueva y Posada, en cifras y enclaves concretos aún por determinar.

A ese punto encuentra el secretario municipal en su informe un «difícil encaje constitucional», debido a la aparente contradicción que observa entre la apuesta del cuatripartito por «limitar los crecimientos» a la vivienda privada y «posibilitar el 100% del suelo para la construcción de viviendas públicas o con algún tipo de protección».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos