Pueblu lamenta que el aparcamiento de Delfa no sea exclusivo para los riosellanos

La Nave Delfa quedará totalmente desmantelada en la jornada de hoy.
La Nave Delfa quedará totalmente desmantelada en la jornada de hoy. / NEL ACEBAL

«Los vecinos deberían tener alguna facilidad a la hora de encontrar estacionamiento, sobre todo quienes vienen a trabajar», señaló Cangas

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La segunda jornada de trabajo en el proyecto de demolición de la Nave Delfa de Ribadesella ha dejado prácticamente fulminada la actuación. Debido al buen ritmo de trabajo, se espera que hoy mismo no quede en pié ni una sola de sus paredes. A partir de ese momento, solo quedarán tareas de desescombro, pavimentación, urbanización y señalización de la parcela, donde se creará un aparcamiento de uso público.

En este sentido, el portavoz de Pueblu lamentaba ayer que el nuevo aparcamiento resultante no sea de uso exclusivo para residentes y no se cree una zona verde tal y como en principio había planteado el equipo municipal de gobierno. Ricardo Cangas cree que los vecinos de Ribadesella «deberían tener alguna facilidad» a la hora de encontrar aparcamiento. «Sobre todo aquellos que no viven en la villa pero tienen que bajar a trabajar todos los días y siempre se encuentran con problemas para aparcar, especialmente en esta época de verano», afirmó.

No obstante, como tampoco conoce el contenido de las negociaciones llevadas a cabo desde el Ayuntamiento de Ribadesella con el Principado de Asturias sobre este aspecto y como la Jefatura de Puertos, quien tiene la capacidad de decisión sobre el uso que debe tener ese suelo de dominio público portuario no ha autorizado una zona verde, «también creo que el debate carece de sentido», añadió Cangas.

«Construir un parking en altura es hipotecar el futuro de Ribadesella» «No hay que entender el transporte rural como un gasto, sino como un servicio para los vecinos menos favorecidos»

A lo que sí se opuso el portavoz de Pueblu es a la construcción de un aparcamiento en altura junto a la estación de autobuses, en la antigua parcela del aserradero de Secundino Díaz. «No podemos hipotecar el futuro de Ribadesella gastando una cantidad ingente de dinero para un problema que sí es cierto que es acuciante, pero solo en una época del año», afirmó. Ricardo Cangas apostó por buscar otras soluciones, como la creación de aparcamientos disuasorios en las diferentes entradas de la villa. «Pero si al final se plantea un aparcamiento en altura en ese sitio o cualquier tipo de actuación que requiera una gran inversión municipal, deben ser los vecinos quienes lo aprueben y no los trece únicos representantes de la corporación municipal», añadió.

Cangas vería mucho más conveniente para el conjunto de la ciudadanía que el Ayuntamiento «invirtiera en la ampliación y extensión del servicio de transporte rural al resto del año y a mayor número de pueblos para mejorar las comunicaciones de la zona rural con la capital del concejo. Todo es cuestión de voluntad política. Esto no hay que entenderlo como un gasto, sino como un servicio dirigido a unos ciudadanos que se encuentran en una situación más desfavorecida que el resto. Así que si no tiene consignación presupuestaria, se le puede dar, para eso estamos aquí», sentenció el portavoz de Pueblu. Y recordó que las negociaciones iniciales con el equipo de gobierno planteaban cuatro rutas de transporte: además de las dos que parten de Alea y Cueves del Agua, otras dos con salidas en Calabrez y Cuerres.

Fotos

Vídeos