Un puente con balcones al Sella

Representación gráfica del renovado puente de Arriondas, con miradores sobre el Sella. / NEL ACEBAL
Representación gráfica del renovado puente de Arriondas, con miradores sobre el Sella. / NEL ACEBAL

El documento redactado por el Ayuntamiento parragués está ya en manos del Principado, que evalúa unas obras de 700.000 euros El proyecto para el Emilio Llamedo amplía el espacio para los peatones y el Descenso

GLORIA POMARADA ARRIONDAS.

Ampliado, iluminado, accesible y con dos balconadas suspendidas sobre el río Sella. El futuro del puente Emilio Llamedo de Arriondas toma forma en el proyecto de rehabilitación que el Ayuntamiento de Parres ha entregado a la Consejería de Infraestructuras, un documento «ambicioso», pero que evitar caer en «obras faraónicas». Así lo define el alcalde del concejo, el socialista Emilio García Longo, que el pasado jueves hizo entrega del estudio, redactado por la oficina de urbanismo municipal, al consejero Fernando Lastra durante su visita a la capital parraguesa.

En ese encuentro, Lastra confirmó la intención del Ejecutivo regional de solicitar al Gobierno de Mariano Rajoy la titularidad del puente, una maniobra que permitiría al Principado hacerse cargo de las reformas, visto que entre los planes del Ministerio no figura la intervención en esta instalación que da soporte a la N-634. El jueves, Lastra acudió con los detalles burocráticos para exigir el cambio de manos y «desbloquear» las obras y García Longo respondió con un proyecto que se terminó de redactar en diciembre y que presupuesta en 700.000 euros el conjunto de actuaciones necesarias para garantizar la seguridad y accesibilidad del puente, ejes a los que se suma una dimensión estética.

La ampliación del tablero es la base de la reforma, que permitirá ganar metros tanto para los dos carriles de la carretera como para las aceras. La planificación no incluye la construcción de nuevos pilares, ya que «todos los informes indican que se encuentran en buen estado», explica García Longo, por lo que se colocarán ménsulas -elementos estructurales en voladizo- «en las juntas de dilatación de los diferentes vanos del puente y apoyándose sobre la pila y sus tajamares», detalla el documento.

La parte central de la instalación se proyecta, además, con una mayor anchura «para poder usarlo como una especie de mirador sobre el curso del Sella». La ampliación, que llega hasta los 3,75 metros, tiene especial relevancia en momentos como el Descenso del Sella, pues desde esta parte del puente se lee el pregón y se da la salida a la prueba. Además, las actuales barandillas, corroídas, se sustituirán por nuevos elementos cuyo diseño está aún por definir. Cada año, coincidiendo con el Descenso y la fiesta de Piragües, el Ayuntamiento se ve obligado a reforzar el puente con elementos de seguridad dado su deficiente estado, lo que supone un desembolso de 4.000 euros, explica el regidor.

El proyecto también contempla la renovación del alumbrado, mediante báculos de mayor altura y luminarias «antideslumbrantes y de alto rendimiento que iluminarán adecuadamente toda la superficie ampliada». Sobre la carretera, se dispondrá una nueva rodadura de asfalto y se adecuarán los enlaces del entorno, tanto al vial como a las aceras.

«Antes del 83 Descenso»

El proyecto, indica el alcalde, está ya siendo evaluado por técnicos de la consejería, que podrán incorporar modificaciones. «El contenido de las obras no tiene mucho debate», apunta García Longo. Esta misma semana, abunda, el Principado solicitará la titularidad al Gobierno nacional y «si todo discurre bien el cambio se hará en 2018 y el expediente de contratación estará listo para principios de 2019». A partir de ese momento, se acometerían las obras, que estarían listas en el verano del próximo año. «Con total seguridad, para el 83 Descenso del Sella tendremos puente», indica García Longo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos