El punto limpio de Ribadedeva trató más de 50 toneladas de residuos el año pasado

Un operario, ayer, en el punto limpio de Ribadedeva. /  JUAN LLACA
Un operario, ayer, en el punto limpio de Ribadedeva. / JUAN LLACA

Los muebles encabezan, con 18 toneladas, los restos depositados en la planta ubicada en Llavandes, abierta el pasado mes de abril

R. O. COLOMBRES.

Un total de 50.562 kilos de residuos en apenas nueve meses de existencias. Con esta cifra inicia su andadura el punto limpio de Llavandes, en Ribadedeva, que da servicio tanto a este concejo como a las Peñamelleras. En funcionamiento desde abril del pasado año, por la instalación han pasado ya residuos divididos en nueve categorías. Los muebles son los restos más depositados por los habitantes de la zona, pues en los últimos meses alcanzaron los 18.921 kilos. Les siguen, con una amplia diferencia, los residuos domésticos, con 9.111 kilos, y los restos de construcción muy mezclados, con 6.961 kilos. A la zaga se sitúan los residuos de madera tratada, que alcanzaron los 5.859 kilos, y los restos metálicos, con 4.530 kilos.

Por su parte, los plásticos industriales seleccionados llegaron en su primer ejercicio de andadura a los 3.028 kilos y los restos vegetales, a los 1.458 kilos. A la cola se sitúan los libros, con 99 kilos, y los tóxicos del hogar, con 595.

El punto limpio, con sus 4.237 metros cuadrados y una veintena de contenedores, está preparado para acoger todo tipo de residuos potencialmente tóxicos y de gran tamaño. La instalación, ubicada entre las localidades ribadedenses de Colombres y Noriega, da servicio a más de 3.600 personas que hasta el pasado año no podían deshacerse de forma sostenible de los deshechos que se generan en la actividad doméstica y comercial y que, por sus características, no pueden depositarse junto al resto de basura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos