«Queremos las mismas condiciones que nuestros compañeros de Oviedo»

Ángel García y César González, ante la entrada de Urgencias del Hospital Comarcal del Oriente de Asturias, en Arriondas. / L. R.
Ángel García y César González, ante la entrada de Urgencias del Hospital Comarcal del Oriente de Asturias, en Arriondas. / L. R.

Los médicos del servicio de Urgencias del Grande Covián critican el «agravio comparativo» que sufren en materia laboral respecto a profesionales de otros hospitales

LUCÍA RAMOS ARRIONDAS.

«Hasta 18.000 euros anuales de diferencia» ha llegado a haber entre las nóminas de los médicos del servicio de Urgencias del Francisco Grande Covián y los de otros hospitales de la región. Es lo que aseveran los propios profesionales parragueses, quienes confiesan estar «cansados» de solicitar una equiparación tanto salarial como de condiciones laborales con sus colegas de Oviedo, Gijón o Langreo, sin conseguirlo. El «agravio comparativo» existente con otros centros está llevando a cada vez más profesionales a abandonar el Hospital del Oriente en busca de mejores condiciones, advierten, y agregan que, de no ponerle freno a tiempo, «acabará desmantelando las Urgencias de Arriondas».

El problema, explican César González y Ángel García, portavoces de los facultativos parragueses, radica en «la ausencia de un marco legal claro al que atenerse», pues la organización clásica de la jornada médica, que sí está regulada por convenio, no es factible en Urgencias, ya que los horarios y la organización del trabajo son completamente distintos. «Esto hace que en cada área sanitaria profesionales y gerencia negocien sus propias condiciones y da lugar a que haya grandes diferencias entre unos hospitales y otros, pues en los más grandes el colectivo puede hacer una mayor presión», explican.

Su último intento de negociar una mejora en sus condiciones tuvo lugar el pasado mes de diciembre, pero el Servicio de Salud del Principado (Sespa) no se prestó a ello, lamentan los médicos. Por este motivo, y ante una «fuga de profesionales» que, consideran, no hizo más que empezar con la marcha en los últimos dos meses de dos de sus compañeros de servicio, los profesionales parragueses han decidido plantarse y denunciar públicamente su situación.

«La próxima semana comenzaremos a planificar futuras movilizaciones»

«Ya nos pusimos en contacto con varios grupos parlamentarios y nos consta que van a plantear el tema en la Junta General y a lo largo de la próxima semana pretendemos reunirnos para comenzar a planificar futuras movilizaciones», indican González y García. Su objetivo es claro: a corto plazo pretenden «adquirir de forma inmediata unas condiciones laborales-retributivas que dignifiquen nuestro trabajo y zanjen de forma definitiva el importante agravio comparativo sufrido durante años». Esto pasa, agregan, por «tener las mismas condiciones que los facultativos con turno rotatorio de doce horas del servicio de Urgencias del HUCA».

La solución a largo plazo la plantea el jefe del servicio en Arriondas, Francisco Lozano, quien considera que es preciso «regular legalmente el sistema de trabajo de las Urgencias sin que ello conlleve mermas retributivas para los médicos que realizan guardias». Recuerda, asimismo, cómo durante el gobierno de Foro en el Principado hubo «un conato serio en este sentido por expresa petición del entonces consejero de Sanidad, José María Navia-Osorio».

Mientras tanto, critican que «se está perdiendo calidad y todo esto repercute en los pacientes». Por ejemplo, aseveran que en verano «no se cubrieron los dos puestos que hacían falta, pero los pacientes siguen llegando e incluso hubo un récord de asistencias, un lunes de agosto, con 120 urgencias. Si no hacen que trabajar en las alas sea atractivo, corremos peligro de no encontrar el relevo que necesitamos en el hospital», aseveran los facultativos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos