Reabierta la costera del ocle tras levantar el TSJA la suspensión cautelar

Un marinero descarga ocle en una imagen de archivo.
Un marinero descarga ocle en una imagen de archivo. / E. C.

El tribunal ha atendido las alegaciones del Principado contra el recurso de Avall que paralizó esta campaña

TERRY BASTERRA LLANES.

Los 28 pesqueros autorizados este año a tomar parte en la campaña de extracción de ocle en aguas de Asturias pueden salir a faenar. La sala de lo Contenciso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) emitió en la jornada de ayer un auto por el cual atendía las alegaciones presentadas por el Gobierno asturiano contra el recurso presentado por la Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall) frente a la resolución publicada por la Dirección General de Pesca en el BOPA que regula esta actividad en 2017. Un recurso, el de Avall, que fue atendido inicialmente por el TSJA el pasado 22 de junio y que suspendió esta campaña que debía arrancar en la jornada de ayer y prolongarse hasta el 29 de septiembre.

Según comunicaba ayer el Gobierno regional, «el tribunal rechaza todos los argumentos utilizados por Avall en el recurso que presentó contra la recogida de ocle». Frente a la afirmación del colectivo llanisco «relativa a la falta de informes técnicos que avalen la inocuidad de la práctica del arranque submarino de algas, el tribunal reconoce la existencia de 23 estudios de estas características incluidos en el expediente administrativo». El Principado destaca además que por parte de la agrupación llanisca no se ha presentado «aportación técnica alguna que respalde la posible afectación de los espacios marinos sobre los que se va a efectuar la extracción del gelidium (ocle)».

Desde el Principado también se destaca que «la asociación afirmaba no haber podido participar en el procedimiento por haber sido excluida del proceso de audiencia y considerarse parte interesada». Algo que, según el Principado, el TSJA contradice en su auto al afirmar que «los trámites de elaboración y, por ende, de audiencia, efectuados en la redacción de la norma son los legalmente exigidos, llevándose a cabo consultas previas con todos los sectores afectados por la disposición». En este caso los afectados son los pescadores, así como los recolectores de arribazón, dos colectivos con los que se reunió el director general de Pesca en un encuentro al que también acudió el alcalde de Llanes, Enrique Riestra.

Y es que en la decisión del Principado de reabrir las costas de Llanes y Ribadedeva a la extracción de ocle con buzos desde barcos tras casi 30 años con la zona vedada a esta actividad ha estado detrás del origen de toda la polémica surgida en el concejo llanisco y de la decisión de Avall de recurrir la resolución de la Dirección General de Pesca que autorizaba esta práctica. En el caso concreto de la zona de Llanes y Ribadedeva, se va a aplicar un plan experimental durante dos años en el que van a poder tomar parte ocho barcos con base en los puertos de Llanes, Ribadesella y Bustio.

El cupo fijado para esta zona es de 1.300 toneladas de ocle, de las 4.600 que autorizadas para el conjunto de la región.

Avall no recurrirá el auto

El Principado destaca también que «la decisión judicial responde las continuas referencias de Avall a la normativa y legislación ambiental, realizadas tanto de forma pública como en el recurso, afirmando que 'gran parte de la normativa alegada por el recurrente no tiene virtualidad en el ámbito espacial y material que nos ocupa'». Y añaden que «desde la Dirección General de Pesca Marítima ya habían sido desautorizadas esas alusiones, que hacían referencia, por ejemplo, al Convenio de Aarhus o a la Red de Espacios Protegidos del Principado de Asturias».

Avall anunció ayer que no recurrirá la decisión del TSJA, pero que sí mantendrá el recurso a la espera de que la sala emita una sentencia, aunque no esperan que ésta llegue antes de que finalice la costera. La decisión de no recurrir el auto se debe, en parte, a la elevada cuantía que se pedía en concepto de una posible indemnización por daños a las cofradías asturianas. Estas cifraban en 3,5 millones de euros la cantidad que dejarían de facturar si no se abría esta costera.

Fotos

Vídeos