Rescatados de madrugada cuatro senderistas que se perdieron en Ponga

Los afectados eran de Gijón y tenían amplia experiencia, pero la vegetación y la lesión de uno de ellos les impidieron continuar con su ruta

L. RAMOS BELEÑO.

Complejo rescate de madrugada en el Parque Natural de Ponga. Efectivos del Servicio de Montaña de la Guardia Civil con base en Cangas de Onís y de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) lograban encontrar y evacuar a cuatro senderistas gijoneses que se habían extraviado mientras realizaban una ruta circular en el enclave natural pongueto.

El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió el aviso minutos antes de las 21 horas del domingo. En la llamada, efectuada por los propios afectados, estos indicaron que habían acudido al concejo de Ponga para realizar la ruta circular entre Ambingue y el Pico Cunio y regresar por Semeldón, pero se vieron sorprendidos por la abundante vegetación que les impedía caminar, así como por la lesión de rodilla que sufrió uno de los componentes del grupo.

De inmediato se estableció un dispositivo de búsqueda y los efectivos se desplazaron por tierra hasta el pueblo de Ambingue, donde estacionaron el vehículo y continuar su marcha a pie. Finalmente, tras cerca de tres horas de camino, los agentes y bomberos lograban contactar con el grupo extraviado en un punto conocido como Arroyo Piedrafita, minutos antes de la una de la madrugada del lunes. Acto seguido proporcionaron a los afectados, dos hombres y dos mujeres, las primeras asistencias. Así, les facilitaron comida energética y bebidas isotónicas para recuperar fuerzas, además de suministrarles linternas frontales y ropa de abrigo para encarar en garantías el descenso.

El grupo lograba alcanzar de nuevo la localidad pongueta de Ambingue en torno a las 3.45 horas de ayer, dándose por finalizado el rescate.

Senderistas experimentados

Según indicaron fuentes de la Guardia Civil, los senderistas extraviados, todos ellos con domicilio en Gijón, eran «gente experimentada». El operativo de rescate, que duró más de seis horas, «tuvo la dificultad añadida de realizarse en horas nocturnas y en condiciones de intenso frío». Además, los efectivos se vieron obligados a vadear hasta en dos ocasiones el río del Valle del Moro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos