La reserva de caza de Amieva genera desacuerdo en ganaderos y cazadores

El abogado José Bembibre, de pie, en un momento de la exposición a los cazadores del concejo de Amieva, ayer en Sames. /  JUAN LLACA
El abogado José Bembibre, de pie, en un momento de la exposición a los cazadores del concejo de Amieva, ayer en Sames. / JUAN LLACA

El alcalde se mostró partidario de que el Principado controle la actividad, mientras que numerosos vecinos recelan de la consejería

GUILLERMO FERNÁNDEZ SAMES.

Unas treinta personas, en su mayoría ganaderos y cazadores del concejo de Amieva, acudieron ayer al Ateneo de Sames para participar en una charla coloquio organizada por la sociedad de cazadores Sierra de Borde, entidad que quería informarles de que había realizado una impugnación al proceso de información pública para convertir las 7.390 hectáreas del concejo en una reserva regional de caza. Representantes de la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ya se habían personado en Sames el pasado 24 de enero para trasladar al Ayuntamiento, ganaderos y cazadores locales que la Reserva dejaría 30.000 euros de canon cinegético en las arcas del Consistorio y que correría a cargo del Principado el pago de los daños en fincas y cultivos.

Sierra de Borde estuvo representada ayer en Sames por su presidente, José María Álvarez Guisasola, y el abogado del colectivo, José Bembibre, quien detalló que la información pública para convertir el territorio de Amieva en Reserva de Caza «carece de motivación y justificación» y también expuso que Sierra de Borde era un colectivo «legitimado para efectuar la impugnación». Además, matizó que la información pública, tal como está redactada, «no cumple los requisitos previstos en la ley y trata de ocultar la gestión de la asociación Río Melón», la adjudicataria del coto hasta su renuncia en junio de 2017. Para Bembibre «llama la atención que en cinco años el Principado no haya realizado la fiscalización de Río Melón y pretenda ahora ofrecer un canon cinegético cuando en el expediente no aparece nada de eso».

El canon cinegético es una compensación económica que guarda relación con el número de hectáreas y la riqueza cinegética. Y sobre esa figura explicó Bembibre que la riqueza cinegética se extrae «de baremos variables que determina la consejería y en función de esos criterios realiza el pago, pero no es una cantidad segura». Por esa línea, el abogado sentenció que «la reserva regional no contribuirá al desarrollo económico y social de Amieva, sino que planteará un retroceso». Y adelantó que ese empeoramiento afectaría a «cambios de usos, normas urbanísticas y niveles de especial protección».

A favor de la Reserva

En ese momento intervino el alcalde de Amieva, José Félix Fernández, para decirle al abogado que «eso es mezclar cosas para asustar a la gente». Y explicó que «al alcalde no le prometieron nada, le dijeron que habrá un canon en cumplimiento de una ley el vigor». El regidor se declaró partidario de que sea el Principado quien gestione la caza en el concejo y comentó que «cuando tuvimos problemas por el pago de daños fue con las sociedades de cazadores». No obstante, «me parece bien que formuléis alegaciones», concluyó el alcalde de Amieva.

Gestión «desastrosa»

La intervención del regidor abrió la puerta a que se iniciara un encendido debate en el que participaron casi todos los presentes en la sala. Los que estaban en contra de instaurar una reserva de caza argumentaban que «en la consejería siempre tomaron el pelo al vecindario y nos dejaron tirados en la cuneta». Otros valoraban que la gestión de Río Melón había sido «un desastre», cuyas últimas consecuencias fueron dejar «más de 10.000 euros de daños sin pagar y a los guardas en el paro». Entre los presentes se encontraba Braulio Alonso Suárez, uno de los guardas que tuvo que acogerse al paro, quien comentó que cuando Sierra de Borde era titular del coto recibían «el salario con puntualidad», mientras que Río Melón «nos dejó a deber el sueldo de los últimos cuatro meses».

Concluyó el abogado: «Creemos que la mejor forma de gestionar la caza será a través de una figura asociativa y no de una reserva».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos