Los reyes se quedan en Covadonga

Visita a la colección de cuadros de reyes asturianos, durante la inauguración de la sala del Museo de Covadonga.
/FOTOS: JUAN LLACA
Visita a la colección de cuadros de reyes asturianos, durante la inauguración de la sala del Museo de Covadonga. / FOTOS: JUAN LLACA

El Museo del Prado prolongará el depósito de los cuadros de la monarquía asturiana

GLORIA POMARADA COVADONGA.

Desde sus lienzos recién restaurados, los diecisiete reyes asturianos continuarán dando testimonio de los orígenes de la monarquía española desde Covadonga. Esa es la intención del Museo del Prado, propietario de la colección pictórica del siglo XIX que fue depositada en el Real Sitio en 1884. En estos 134 años, los cuadros encargados por Isabel II han pasado por distintos enclaves, siempre dentro del Santuario, y en ese lugar pretende el Prado conservarlos ahora que el Museo de Covadonga cuenta con una sala de exposición renovada para acogerlos. «El Museo del Prado tuvo claro desde muy pronto su vocación nacional, que comenzó a materializar mediante los depósitos. Esta inauguración es fruto de esa política estratégica», destacó su coordinadora general de conservación, Karina Marotta.

Ayer, tras meses de intervenciones, primero en los propios cuadros y desde principios de año en el Museo de Covadonga, la colección completa de la monarquía asturiana fue expuesta por primera vez ante representantes de las administraciones implicadas en la restauración: Principado, Arzobispado y Ayuntamiento de Cangas de Onís. Asistieron el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez; el consejero de Cultura, Genaro Alonso; el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez; la directora general de Patrimonio, Otilia Requejo; el director del Museo de Bellas Artes, Alfonso Palacio; el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes; el abad de Covadonga, Adolfo Mariño, y el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González Castro.

A lo largo de este fin de semana, y de forma gratuita, Pelayo, Favila y Mauregato podrán ser contemplados por el público, junto al resto de reyes asturianos. Allí estarán los cinco retratos restaurados en 2006, ya expuestos con anterioridad, pero también los doce restantes de la serie, cuyos trabajos de conservación se completaron en 2017. Con una inversión de 43.000 euros por parte del Principado y una restauración dirigida por la experta en arte del siglo XIX del Prado, Lucía Martínez, el resultado fue valorado por la coordinadora de conservación como «estupendo». Además de su interés artístico, Marotta catalogó la serie pictórica como «un patrimonio con un valor simbólico alto». Las obras fueron una petición expresa de Isabel II a José de Madrazo, «a semejanza» de los retratos de los monarcas franceses expuestos en el Palacio de Versalles. En el encargo influyó también el afán de «legitimación» de la monarca y en esa idea jugaron un papel importante los dos únicos cuadros con mujeres como protagonistas, Doña Omersinda y Doña Usenda, ambas reinas propietarias, explicó Marotta.

Junto a esta colección de cuadros que llevan la firma de Isidoro Lozano o Eduardo Cano Peña, la renovada sala del Museo de Covadonga expone las coronas de la Virgen y el Niño, creadas hace un siglo con motivo de la celebración de los 1.200 años de los orígenes del Reino de Asturias. Las piezas, obra del orfebre asturiano Félix Granda Buylla, contienen decenas de piedras preciosas, entre ellas varios brillantes valorados en 50.000 euros la pieza. Un cristal blindado y una caja fuerte que hace las veces de expositor protegen a las 'joyas de la corona' del Santuario.

Con la planta baja del Museo ya habilitada y la previsión de mantenerla abierta al menos hasta septiembre -coincidiendo con los centenarios-, la reforma del primer piso del centro de exposiciones aún permanece a la espera, si bien la intención original del Cabildo de Covadonga era su adecuación tras el verano. En estos meses los trabajos se centrarán en la finalización de un catálogo con todas las obras del Museo, patrocinado por la Fundación Masaveu.

A partir del lunes, la exposición abrirá de 10.30 a 14 y de 16 a 19 horas, con un precio general de dos euros y un euro en tarifa reducida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos