Ribadedeva solicita al Arzobispado la cesión de la capilla de San Emeterio

San Emeterio, en la localidad ribadedense de Pimiango. /  JUAN LLACA
San Emeterio, en la localidad ribadedense de Pimiango. / JUAN LLACA

El Ayuntamiento pretende así realizar las obras de conservación del templo, ya requeridas a la Iglesia en 2015

G. POMARADA COLOMBRES.

El Ayuntamiento de Ribadedeva se ha propuesto obtener la cesión de la capilla de San Emeterio por parte del Arzobispado con el fin de ejecutar en el templo obras de mantenimiento. La también conocida como ermita de Santu Medé, situada en Pimiango, presenta daños en la cubierta y vías de agua en las fachadas que, según el Ejecutivo local, podrían agravarse de no ser subsanados. En este sentido, en 2015 el equipo de gobierno del socialista Jesús Bordás solicitó sin éxito a la Iglesia la intervención en la capilla. El hecho de que la titularidad corresponda al Arzobispado, explica en la solicitud, «es un hándicap» para actuar sobre el inmueble.

El mecanismo ahora iniciado por el Consistorio para realizar los trabajos «no es muy común», explica el regidor, si bien recuerda que la cesión sería temporal, «de unos treinta o cuarenta años». En ese tiempo, «se conservarán los fines religiosos», prosigue el alcalde, pero compatibilizándolos con otros usos como el turístico y el cultural. Así se lo transmitió la pasada semana Bordás al ecónomo del Arzobispado y al párroco local en una visita al templo.

El pasado mes de febrero, el Ayuntamiento ribadedense ya presentó ante la consejería de Cultura la petición de efectuar un proyecto e informe histórico previo a la rehabilitación. Esos documentos serán los que establezcan las prioridades de la rehabilitación, así como el presupuesto de la misma.

En paralelo a este proceso de conservación, el Principado ha iniciado los trámites para declarar esta capilla del siglo XVI como Bien de Interés Cultural (BIC). Recuerdan desde el Consistorio en su escrito que el templo de San Emeterio se encuentra enclavado en «un hermoso valle, entre Pimiango y el mar», lugar de «gran valor medioambiental por sus encinares y sus acebuchares». En la zona existen, además, yacimientos arqueológicos, como la cueva de El Pindal y las ruinas del monasterio de Tina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos