Ribadesella implantará un servicio de grúa en 2018

La intención es que comience a funcionar la próxima Semana Santa para evitar que algunos conductores sigan incumpliendo las normas

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Tras haberlo estudiado y meditado a lo largo de los últimos años, el Ayuntamiento de Ribadesella ha decidido implantar un servicio municipal de grúa de cara a la Semana Santa y verano de 2018. Así lo anunció ayer el primer teniente alcalde, Pablo García, tras comprobar que muchos conductores siguen incumpliendo el código de seguridad vial y continúan estacionando en lugares prohibidos como vados, zonas reservadas para minusválidos, áreas de carga y descarga o zonas antibloqueo. «Por desgracia no nos queda más remedio que adoptar esta medida, porque estamos viendo que las sanciones de tráfico no resuelven el problema», afirmó.

Lo que aún no tiene claro el Ayuntamiento es si se optará por la adquisición de una grúa o por la firma de un convenio con las empresas que están operando en otros municipios asturianos, como Oviedo y Llanes. «Vamos a dar el paso lo antes posible, de cara al año que viene, para que no se vuelvan a repetir las situaciones que hemos visto este verano, con vehículos mal estacionados que impiden maniobrar a quienes pretenden circular con normalidad», añadió el concejal. El caso más sangrante es el que cada día se presencia en el entorno de la nueva glorieta del muelle, donde ya han sido sancionados más de un centenar de conductores.

Señales

Por otro lado, el Consistorio encargaba también ayer las señales que se van a colocar en Camangu para dar solución al problema denunciado por los vecinos y evitar el paso de vehículos pesados por el pueblo. Según explicó Pablo García, se van a colocar dos señales. Una en la entrada principal de Camangu desde la carretera comarcal AS-263 y otra a la salida del enlace de la Autovía del Cantábrico, a la altura del parque empresarial de Guadamía. «Van a ser señales que prohibirán el tránsito de camiones mayores de 3,5 toneladas», añadió.

Pablo García se disculpó ante los vecinos de Camangu por no haber actuado primero, pero también aconsejó realizar este tipo de peticiones por escrito y a través del registro municipal, «porque por la calle, todos los días nos aborda multitud de gente y es difícil acordarse de todo». Las nuevas señales se colocarán «en cuanto lleguen». Podría ser la semana que viene. A partir de ese momento todo quedará en manos de los conductores. Los vehículos pesados que desde entonces se aventuren por las estrechas calles de Camangu, guiados por el GPS, se van a encontrar con un problema y una sanción de tráfico.

Fotos

Vídeos