Ribadesella incluirá una nueva partida para fachadas en los presupuestos

Frente de fachadas deterioradas en la capital del concejo riosellano. /  NEL ACEBAL
Frente de fachadas deterioradas en la capital del concejo riosellano. / NEL ACEBAL

El Ayuntamiento confía en tener listas las cuentas municipales «en dos semanas» y apuesta por un «acuerdo para sacarlo adelante»

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El Ayuntamiento de Ribadesella habilitará un nuevo plan de ayudas para la rehabilitación de fachadas en los presupuestos de 2018. Así lo confirma el teniente alcalde, Pablo García, que adelanta además que las cuentas municipales están prácticamente cerradas y para «la semana que viene o la siguiente, como muy tarde» podrán «presentárselas al resto de grupos políticos para intentar llegar a un acuerdo para sacarlo adelante».

Con la nueva línea de ayudas a fachadas, el equipo de gobierno apuesta por dar una segunda oportunidad «en unos meses» a quienes «no se hayan enterado o no hayan tenido tiempo para presentar la solicitud», afirma García. De hecho, el último plan de fachadas promovido por el Ayuntamiento de Ribadesella para el casco histórico y artístico de la villa ha recibido únicamente cuatro solicitudes. Tres corresponden a comunidades de propietarios y una a un particular. El Consistorio, que había destinado una cuantía de 50.000 euros a este fin, esperaba un mayor éxito. El teniente alcalde dice desconocer las causas por las que el número no fue mayor y explica que a lo largo de las próximas semanas se convocará la mesa de contratación que estudiará cada una de las propuestas presentadas para saber si cumplen con los requisitos de la convocatoria. A partir de ese momento se podrán autorizar o rechazar las ayudas solicitadas. La subvención nunca será superior al 50% del presupuesto presentado, teniendo solo en cuenta los costes de pintura y arreglo de fachadas.

Al margen de este plan, en las últimas semanas se ha procedido a la rehabilitación de la iglesia parroquial de Santa Marina de Berbes. Los trabajos, ya concluidos, han permitido reparar la torre campanario adosada a su fachada principal y el tejado de pizarra. También se han pintado las fachadas exteriores, el coro y el altar, donde destaca una pintura mural de Magín Berenguer alusiva a la advocación del templo. La que podría seguir ese mismo camino es la iglesia parroquial Santa María Magdalena de Ribadesella. La última vez que se pintaron las fachadas de este templo fue hace 21 años. La parroquia ha iniciado la tramitación para, entre otras cosas, reparar también los daños causados por los últimos temporales en las cúpulas de sus torres.

Por otro lado, el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Ribadesella responde a la campaña iniciada por Ciudadanos para «salvar» la playa de Santa Marina. García está convencido que la playa experimentará una regeneración natural: «Si esto ocurre no tendríamos que hacer nada. Ahora bien, si dentro de un par de meses vemos que no se ha registrado regeneración alguna, habrá que movilizarse. Pero lo mejor es esperar un poco», defendió.

El concejal sí considera que la playa ha perdido arena durante los últimos años, pero entiende que la situación no es preocupante «porque al final siempre se recupera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos