Ribadesella reparte su propia lotería

Los alumnos del instituto Avelina Cerra juegan al bingo con los mayores del centro diurno. /  J. G.
Los alumnos del instituto Avelina Cerra juegan al bingo con los mayores del centro diurno. / J. G.

Los mayores del Hogar San José de la Montaña disfrutarán de una fiesta y dos vecinos de la villa acudirán por primera vez a la ópera de Oviedo Los deseos de dos pequeños para mejorar la vida de terceros se harán realidad

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El Árbol de los Deseos de Ribadesella hará posible los sueños de dos colectivos de riosellanos: una fiesta para los mayores que residen en el Hogar San José de la Montaña y dos entradas para la ópera para un matrimonio del concejo. El fallo de esta particular lotería navideña se hizo público ayer en la Casa de Cultura de la villa, después de un pormenorizado análisis de los 137 deseos que los niños del concejo habían depositado en el árbol. «Hubo de todo, deseos irrealizables y otros muy fáciles de conceder. Se seleccionaron doce y, de estos, dos que son los que vamos a realizar», explicó la concejala de Cultura, María José Bode.

El primero de los deseos fue formulado por Héctor del Río, un niño de siete años que pidió «una fiesta para los abuelitos del Hogar San José de la Montaña». El agradecimiento por su anhelo altruista le llegó por partida doble, de mano de la superiora del asilo, la madre Amparo, y de uno de los residentes, Joaquín Morado Vega, alias 'Pilili'.

El segundo de los deseos de la tarde fue el formulado por Pablo Gallego, de ocho años de edad. El pequeño pidió que «mis padres puedan ir a la ópera, porque nunca han ido y les va a gustar mucho». Sus padres, Bibiana González y Luis Ángel Gallego, encantados con la sorpresa, solo esperan que llegue el momento para asistir a alguna de las funciones de la temporada operística en Oviedo, «bien en enero o en febrero».

Como reconocimiento a su generosidad, los dos niños, Héctor y Pablo, recibieron unos regalos que acreditan su participación y, sobre todo, su buen corazón.

El espíritu de convivencia que estos días prenavideños impera en Ribadesella se trasladó también a la residencia San José de la Montaña y al Centro Rural de Apoyo Diurno El Fuerte, cuyos usuarios recibieron este jueves la visita navideña de un grupo de escolares del concejo. Entre ellos se encontraban alumnos del colegio Nuestra Señora del Rosario, quienes deleitaron a los mayores con representaciones teatrales, recitaron poemas y cantaron animados villancicos. Tampoco faltaron en esta entrañable felicitación de Navidad a domicilio los alumnos del instituto Avelina Cerra, quienes jugaron al bingo con los usuarios del centro rural de apoyo diurno. Una vez culminado el juego, todos juntos entonaron unos villancicos que permitieron a los mayores salir por unas horas de su rutina. La velada de confraternización intergeneracional llegó a su fin con un chocolate caliente y una variada selección de dulces navideños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos