Ribadesella y Sanguinet abrazan el europeísmo

Las alcaldesas Raphaëlle Miremont y Charo Fernández firman el acta de hermanamiento. / FOTOS: NEL ACEBAL
Las alcaldesas Raphaëlle Miremont y Charo Fernández firman el acta de hermanamiento. / FOTOS: NEL ACEBAL

Más de un centenar de franceses celebraron junto a los riosellanos una espicha tras sellar las alcaldesas sus nuevos vínculos Las localidades firman su hermanamiento haciendo una llamada a la unidad y los intercambios entre países

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Las comunidades de Ribadesella y Sanguinet han sellado sus lazos de amistad firmando el acta oficial de un hermanamiento que iniciaron hace un año. Las alcaldesas de los dos municipios, Charo Fernández y Raphaëlle Miremont, presidieron un acto que estuvo cargado de coincidencias. Una de ellas, la más llamativa, fue producto de la casualidad. Las dos regidoras se presentaron a la firma con idéntica indumentaria, blusa roja y chaqueta negra. Pero las similitudes entre ambas comunidades van mucho más allá del vestuario. La historia, el Camino de Santiago o el patrimonio cultural y natural son buen ejemplo de la afinidad existente. Así lo quiso destacar en su discurso la anfitriona: «La playa, el lago y los bosques sanguinetois, la costa, el Sella y los montes riosellanos conforman un patrimonio natural que nos hace privilegiados, algo de lo que nos sentimos muy orgullosos y que estamos empeñamos en cuidar», afirmó Charo Fernández.

Raphaëlle Miremont agradeció la acogida y el «inolvidable ambiente» que les ha ofrecido Ribadesella, un municipio en el que «hemos encontrado una familia». La regidora de Sanguinet cree que este hermanamiento es una buena oportunidad para las futuras generaciones, ya que permitirá «abrir puertas hacia sentimientos humanos y perder el miedo a utilizar bellas palabras como fraternidad». Miremont concluyó su discurso con un «puxa Asturias».

Por su parte, su antecesor en el cargo e impulsor de este hermanamiento, el hoy diputado nacional francés Fabien Lainé, aseguró que los sanguinetois «somos unos franceses afortunados» por estrechar lazos con Ribadesella. Destacó la «buena fe y simpatía» manifestada por las autoridades riosellanas e hizo un sentido llamamiento a la unidad de una Europa «que parece sucumbir ante la acción de los nacionalismos». Y añadió: «Nosotros que somos europeos de cuerpo y alma tenemos el deber de sostener y continuar la obra de los fundadores del proyecto europeo facilitando los intercambios de nuestros países y multiplicando los vínculos que nos unen».

Una invocación a la unidad que en Ribadesella se selló con una espicha popular en la plaza del Ayuntamiento tras la conclusión de un acto en el que tampoco faltó el intercambio de regalos. Charo Fernández entregó a su invitada la bandera oficial del concejo y una réplica del bergantín Habana, símbolo de la emigración asturiana. Raphaëlle Miremont le respondió con un tarro de miel elaborada con las colmenas ubicadas en el tejado de la casa consistorial de Sanguinet y un licor de las landas francesas.

De esta forma, se ponía punto final a una jornada que «cristaliza un proyecto iniciado con gran ilusión». «El inicio de una bella y trascendental aventura», completó Fabien Lainé, que tendrá su continuidad en junio cuando una delegación riosellana se desplace a Sanguinet para abrazar aún más la fraternal amistad.

En este primer viaje oficial han sido 120 los sanguinetois que se han acercado a Asturias. Entre ellos el coro Le Vent de L'Este y medio centenar de escolares que hasta mañana conviven con los niños riosellanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos