«Las riberas del Cares siguen oliendo a combustible», advierten los pescadores

Niserias, el lugar donde se produjo el accidente de camión que vertió 30.000 litros de combustible al río Cares. / NEL ACEBAL
Niserias, el lugar donde se produjo el accidente de camión que vertió 30.000 litros de combustible al río Cares. / NEL ACEBAL

La presencia de hidrocarburos en este cauce persiste cien días después del accidente que vertió 30.000 litros de gasoil en sus aguas

TERRY BASTERRA PANES.

Se han cumplido ya cien días desde el vertido de más de 30.000 litros de combustible al río Cares y este cauce del Oriente de Asturias sigue sufriendo los efectos de aquel desastre natural. Aunque en estos meses ha habido alguna pequeña riada que se ha llevado parte de los hidrocarburos que llegaron al río tras el accidente de un camión cisterna en Niserias el 22 de mayo que le costó la vida a su conductor, la Asociación de Pesca del Cares-Deva asegura que el río «las riberas siguen oliendo a combustible y aún se ven manchas» iridiscentes.

El presidente de este colectivo de pescadores, Onofre Bárcena, explica que las pocas lluvias de este verano no han favorecido en absoluto la eliminación de los restos de aquel gran vertido. El río está más bajo, lo que ha hecho que los hidrocarburos que persisten en el cauce se hayan depositado en las orillas y mezclado con los lodos.

Los pescadores vieron como se recogían muestras del cauce para la realización de distintas analíticas sobre su estado, pero desconocen los resultados. Solo saben lo que les dijeron: que el río estaba bien, algo que no comparten. Y es que a los olores a combustible hay que sumar los cientos de peces que aparecieron muertos en las jornadas siguientes y los que, aún vivos, al ser capturados y cocinados desprendían un fuerte olor a gasoil. Esto es algo que no solo ocurrió en las primeras semanas tras el accidente. Bárcena asegura que a finales de julio, antes de que se cerrase la temporada para la pesca del reo, capturó uno en la zona de Mildón, aguas arriba de Niserias y que «al cocinarlo olía mal y no se podía comer». El presidente de los pescadores del Cares considera que aquel pez «estaría cerca de la zona donde se produjo el vertido y, aunque no murió, sí que está afectado y no se puede comer». La duda que tienen los pescadores es cuántos ejemplares estarán en una situación similar. Una pregunta que no resolverán hasta que con la llegada de la primavera se abra la temporada de pesca en ríos de 2018.

Podemos quiere conocer los resultados de los análisis realizados en el río para saber su estado

Muy preocupados también por el estado del Cares están en Podemos. La formación política ha presentado una pregunta en la Junta General para conocer qué medidas está adoptando el Principado con el fin de determinar si persiste «la contaminación por hidrocarburos en la cuenca fluvial». En este sentido solicitan conocer cada uno de los análisis que se han realizado, quién los ha llevado a cabo y qué material se ha utilizado en las analíticas, así como la fecha de su realización.

Estado de los lodos y las pozas

La diputada Paula Valero explica que en esta cuestión «sabemos que se tomaron muestras, pero no quién las encargó». «Consideramos que en este problema debe haber transparencia. Siempre que preguntamos por ello nos dicen que las aguas del Cares están bien, pero no nos dan los resultados de ningún análisis. También desconocemos el grado de contaminación que tienen los lodos y las pozas para poder definir las medidas a adoptar porque es precisamente en las pozas donde especies como el salmón hacen sus puestas naturales de huevos», indica la diputada de Podemos por el Oriente de Asturias.

Valero considera que en este problema el Principado y la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) «se pasan la pelota, cuando la responsabilidad entendemos que es del Principado». En Podemos opinan que las medidas urgentes que se adoptaron los primeros días tras el vertido fueron las adecuadas, caso de la colocación de barreras absorventes, pero no así las que se deben aplicar con posterioridad. «No existe un protocolo de actuación a largo plazo para accidentes de estas características para asegurar que no van a afectar a los ríos ni a la calidad de sus aguas», inciden en la formación morada a la espera de conocer la respuesta del Principado a su pregunta registrada sobre los controles realizados en el río Cares tras el 22 de mayo para conocer su estado y si persiste la contaminación en él por hidrocarburos, tal y como sostienen los pescadores.

Fotos

Vídeos