Los riosellanos defienden un uso vecinal para la plaza de abastos

Desde Ciudadanos proponen crear una pista cubierta en el solar que ocupa el edificio para albergar los eventos y fiestas del concejo

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La tormenta de ideas entorno al uso futuro de la plaza de abastos de Ribadesella va camino de convertirse en huracán. La propuesta para su reconversión en albergue de peregrinos ha generado un rechazo social cuasi unánime. La opinión pública lo tiene claro: ese espacio debe destinarse al uso público vecinal. Bien para una utilidad concreta -centro de día, piscina climatizada, salón de actos, auditorio, centro de artesanía, piragüera, etc.- o bien como edificio de usos múltiples, como centro polivalente. En este último caso, si se opta por crear una pista cubierta, ésta podría ser utilizada para el estacionamiento de vehículos cuando fuese necesario o para organizar eventos.

Al calor de este debate, Ciudadanos Ribadesella ha presentado un escrito en el Ayuntamiento solicitando la elaboración de los estudios técnicos necesarios para el cambio de utilidad de la plaza. Su coordinador, Luis Fuentes, cree que el Consistorio se gasta «mucho dinero» todos los años en el alquiler de carpas para dar un servicio de cubierta a todas fiestas y eventos que se organizan y garantizar la presencia de público. Si ese dinero se invierte en la construcción de una pista cubierta en el solar que ahora ocupa la plaza, se daría respuesta y solución a muchos de los problemas que se plantean en la actualidad.

El portavoz de Ciudadanos tampoco se opone a la rehabilitación del actual edificio para mantener su uso como plaza de abastos, «pero si se hace esto habría que devolverle el aspecto original, con sus antiguos soportales en lugar de los antiestéticos ventanales de aluminio que la bordean». Porque utilizar la plaza tal y como está para la organización de otro tipo de eventos no lo ve aconsejable, ya que «no está acondicionada y carece de un plan de emergencias». No obstante, Luis Fuentes cree que lo mejor es «hablar con los vecinos» para que estos marquen la línea que debe seguir el Ayuntamiento a la hora de tomar una decisión firme sobre ese espacio. Y confía en que, «hagan lo que hagan, no lo dilaten en el tiempo».

Calles resbaladizas

Por otro lado, las resbaladizas calles del casco antiguo de Ribadesella, motivo de preocupación entre muchos residentes, vuelven de nuevo a la actualidad local tras la llegada de las precipitaciones. La lluvia y la humedad las hacen intransitables. El asunto ha pasado a pleno en diferentes ocasiones a modo de ruego o pregunta dirigidas al equipo de gobierno, pero como sigue sin actuarse, Ciudadanos presentaba este miércoles en el registro municipal una nueva petición solicitando el abujardado del pavimento más deslizante. En especial, el que se ha instalado en las calles Manuel Fernández Juncos, López Muñiz y la plaza del Ayuntamiento. Según adelantó en el último pleno el concejal de Obras y Servicios, Enrique Gancedo, «estamos pensando en rayar la piedra para que no sea tan resbaladiza, pero puede romperse, así que lo estamos estudiando».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos