Los roblones centenarios de Coya se curan en salud

Manolo García y Mercedes Sánchez junto al roblón de Coya. /  E. C.
Manolo García y Mercedes Sánchez junto al roblón de Coya. / E. C.

Los ejemplares de este pueblopiloñés presentan rotura de cañas y cortes que amenazan con su putrefacción

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

Los vecinos de Coya han recibido con satisfacción el comienzo de las labores para tratar de mejorar la salud de su centenarios robles, aquejados de algunos achaques y que habían sido examinados por los técnicos autonómicos para tratar de buscar soluciones. Dos de los vecinos más contentos con esta iniciativa son los conocidos como 'guardianes del Roblón', Manolo García y Mercedes Sánchez, que residen en la cercanía y siempre están pendientes del bienestar de este legendario vecino de la localidad.

El pasado mes de octubre los vecinos habían solicitado apoyo para tratar de mejorar la situación de estos roblones que presentaban daños importantes. Los ejemplares afectados por el paso de los años son el gran roble situado junto a la iglesia, y cuya antigüedad podría alcanzar entre 900 y 1.000 años, según las estimaciones que se contemplan, y otros dos árboles situados junto al centro social de la localidad.

Tras la visita de los técnicos del Principado, se constató que los ejemplares tenían daños considerables, como rotura de cañas y malos cortes por los que entraba agua, lo que provocaba que se pudriesen poco a poco.

Una de las representantes del colectivo vecinal, Aurora Hevia, había mostrado entonces su preocupación por estos daños forestales. Ahora, la llegada de esta intervención ofrece tranquilidad y esperanza en los barrios de este núcleo rural.

La intervención más urgente consistía en una poda en la que el Consistorio ha invertido tres mil euros. Posteriormente pueden ser necesarias nuevas intervenciones que traten de garantizar una vida aún más larga para estos ejemplares, que constituyen un auténtico emblema para los vecinos de esta localidad.

De hecho, el colectivo que agrupa a gran parte de estos vecinos decidió adoptar el nombre de Roblón, en reconocimiento a estos enormes ejemplares que contemplan con tranquilidad el paso de los siglos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos