Rodrigo Cuevas le canta a Piloña, que le recibió «como a uno más»

Rodrigo Cuevas ofreció su pregón ante el público piloñés. /  N. ACEBAL
Rodrigo Cuevas ofreció su pregón ante el público piloñés. / N. ACEBAL

El cantante, que reside desde hace año y medio en el concejo, fue el pregonero de San Antonio

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

Infiesto festejó ayer San Antonio siguiendo la senda que se emprendió el pasado año, gracias a la iniciativa de la escuela de música El Ablanu. A partir de las nueve de la mañana, los participantes en el concurso de alfombras florales ocuparon su lugar en la calle El Quesu. Allí comenzó la labor de confeccionar los diferentes mosaicos multicolores, que posteriormente fueron evaluados por el jurado. La alfombra ganadora fue la elaborada por el grupo Rafer, seguida por la de Cantati. El tercer puesto quedó compartido entre Piccola y Conchita Ovín.

A partir del mediodía dio comienzo la ceremonia religiosa, una misa asturiana que estuvo precedida por una alborada con gaita y tambor. Como es tradición, la misa finalizó con la procesión protagonizada por los niños que acaban de hacer la primera comunión.

La estrella del día fue, sin duda, el cantante, Rodrigo Cuevas. Convertido en un vecino más del concejo piloñés. Ha hecho de Piloña su residencia desde hace un año y medio, entre otras cosas «por el gran recibimiento y el cariño de los vecinos». Durante el pregón interpretó varias canciones, una de ellas compuesta especialmente para el municipio. Manifestó estar encantado de residir en una pequeña aldea, «de apenas siete vecinos, donde se me ha recibido como a uno más y donde puedo cultivar mis propios alimentos». Cuevas dijo sentirse un «piloñés más» y reconoció que, aunque está habituado a muchas actuaciones, «en ésta, hoy, estoy un poco nervioso». Su pregón y música fue recibida con ovaciones y aplausos por los muchos presentes en la carpa de la plaza del Ayuntamiento.

El I Concurso de Boroños y la comida en la calle resultaron igualmente un éxito. Se agotaron todas las plazas e, incluso, «hasta cien personas se quedaron fuera, pero el espacio es limitado y no pudimos atender más peticiones», señaló la directora de El Ablanu, Patricia Miriam Martínez. El alcalde, Iván Allende, agradeció el esfuerzo de «todos aquellos que han trabajado para organizar esta cita».

Por la tarde la fiesta se centró en los juegos infantiles, la actuación teatral del grupo Ensin Reparu y hasta un concurso de baile con el grupo Salón Bombé.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos