El sector cárnico apoya la iniciativa para recuperar el matadero comarcal

Carniceros y ganaderos critican que «no se pensara una solución antes del cierre» pero agradecen que «haya interés en reflotar tan importante servicio»

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

«No podemos seguir así, esto es una ruina». Así de rotundos se mostraban ayer José Luis y Julio Niembro, de la carnicería El Rubiu en Cangas de Onís, respecto a la clausura del matadero comarcal el pasado 9 de noviembre. Tanto ellos como buena parte del sector cárnico de la comarca criticaron desde el primer momento el cierre del servicio y exigieron su pronta restitución, aunque sin demasiadas esperanzas. Algo que ahora podría cambiar, pues la intención de los tres concejos que conforman la llamada mancomunidad pequeña -Onís, Amieva y Cangas de Onís- de conseguir que la Mancomunidad del Oriente les ceda terreno y edificio para tratar de reflotar el macelo devolvió un ápice de esperanza a los afectados.

La iniciativa puesta en marcha por el ente supramunicipal el pasado lunes con el envío de una carta al presidente de la Mancomunidad del Oriente en la que se solicita la citada cesión cuenta con el apoyo de numerosos carniceros, ganaderos y hosteleros, quienes siguen insistiendo en que «la comarca no puede estar sin matadero».

«Era necesario que se moviesen, pues ahora mismo esto es un desastre. No solo somos los profesionales los afectados por la clausura del macelo, también muchos particulares lo notan, porque si, por ejemplo, un vecino de Sobrefoz tiene que pagar ahora por llevar a matar una vaca a Mieres o Gijón, le cuesta casi más la faena que el propio animal», lamentaban los hermanos Niembro.

«Queremos un proyecto serio y bien pensado para que no se repita la actual situación»Los afectados exigen que los responsables del cierre del macelo «den la cara»

A pocos metros, su colega Isaac Martínez, de la carnicería Servando, también se mostraba de acuerdo con la iniciativa planteada por los tres concejos orientales, aunque con matices. «La idea es buena, pero llega tarde. Esto lo tendrían que haber pensado antes de cerrar, pues sabían desde hace tiempo lo que iba a pasar y nos dejaron vendidos», criticó. Instó, asimismo, a que «los responsables den la cara, pues llevan dos semanas sin dar explicaciones» y se preguntó «cuánto tiempo permanecerá el matadero cerrado».

También Pedro Sánchez, propietario de los restaurantes La Roca en Sevares y Cangas de Onís, pedía explicaciones acerca del cierre del macelo, a la vez que se sumaba al apoyo a la iniciativa de la mancomunidad pequeña. «Al parecer los propios trabajadores están planteándose la posibilidad de coger ellos el servicio, pero no hay nada claro, pues según a quien preguntes te dice una cosa u otra, necesitamos información oficial», indicó, y reconoció su temor a que «una vez clausurado sea ya muy difícil volver a abrir el matadero».

Algo, esto último, a lo que también hicieron referencia tanto Toño García como Ángel Laria, de las juntas de pastos de Cangas de Onís y Parres, respectivamente. «Vale más evitar el problema que crearlo», indicó el segundo, quien no obstante valoró «que al menos haya iniciativas e interés para reflotar tan importante servicio». Ambos garantizaron que cualquier proyecto que vaya en esta línea contará con su apoyo, pero exigieron que se trate de «algo serio, bien pensado y consensuado con el sector para evitar que la situación actual se repita».

«No es rentable»

No obstante, no todos los profesionales del sector se mostraron igual de esperanzados tras conocer las buenas nuevas. El propietario de las carnicerías Aramburu, Roberto Aramburu, señaló que «todo lo que sea ofrecer un servicio añadido es positivo» y dio la bienvenida a la intención de los consistorios de Cangas de Onís, Amieva y Onís. No obstante, recalcó, «el matadero de Margolles no es rentable si se tiene en cuenta el volumen de sacrificio que hay hoy en día, por lo que no creo que haya iniciativas privadas interesadas en explotarlo», advirtió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos